Responde Kostas Jaristos a por qué aún no ha pedido cita para un dolor que apareció en su espalda y suelta una de sus perlas:

– Con el trabajo se me olvidó. Además, me encuentro muy bien, ya se me ha pasado. -Ésta es una de las razones de mi olvido, hace días que la espalda no me duele. Si algo no te molesta, no le molestes tú tampoco. Es una regla fundamental.”

Y, aunque me muestre muy de acuerdo con Jaristos cuando esa afirmación se refiere a casi cualquier tema, sé muy bien que no puedo apaludirla cuando de salud se trata. Si algo molesta, duele, va mal en nuestro cuerpo, no suele curarse porque sí. Y si es algo muscular, articulatorio… sé también bastante bien que hay que estar cuidándolo habitualmente y trabajar para prevenir, más que para sanar, lo que suele ser poco probable que ocurra, y memos con urgencia, llegado el momento del dolor.

Para todo lo demás, como decía, me vale muy mucho la afirmación del policía griego.

 

¡Saludos!

Anuncios