Hay aspectos de la vida que están, o deberían estar, más allá del ser humano, las circunstancias y el paso del tiempo. Por eso, en momentos como éstos en los que todo se ha puesto tan difícil para tantas y tantas personas, nos damos cuenta de que todo habría ido mejor si existiese una calidad moral y una educación moral reales en la sociedad, tanto como conjunto de individuos, como de manera individual, que es realmente la que nos hace sentirnos responsables de nuestros actos y decisiones. Responsabilidad es la otra palabra que debería estar de moda y en la boca de todos, pero me temo que hace tiempo que no es así; sólo hay que estar atento a las noticias para darse cuenta al instante.

Os dejo con la reflexión lúcida e irrepetible de Michel Houellebecq, que de eso se trataba:

La moral pura es única y universal. No sufre ninguna alteración en el transcurso del tiempo, ni tampoco ninguna añadidura. No depende de ningún factor histórico, económico, sociológico o cultural; no depende de nada en absoluto. No está determinada y determina. No está condicionada y condiciona. En otras palabras: es un absoluto.
Una moral observable en la práctica siempre es el resultado de mezclar en proporciones variables elementos de moral pura y otros elementos de origen más o menos oscuro, casi siempre religioso. Cuanto más importante sea la parte de elementos de moral pura, más larga y feliz será la existencia de la sociedad que se apoya en la moral considerada. Llevando la idea al extremo, una sociedad regida por los principios puros de la moral universal duraría tanto como el mundo.” (extraído de “Las partículas elementales”, M.H.)

Para quienes os apetezca un acercamiento algo más profundo a la figura y obra del autor francés, os dejo enlazada esta web que reúne mucha mucha información y admiración por es escritor.

Yo me voy despiediendo ya.

¡Moral y Responsabilidad!

Anuncios