Hace ya un tiempo, supongo que unos cuatro años, me encontré con una pintada en un muro de mi ciudad. Un mensaje muy directo y breve, pero cargado, a mi entender, de muuuucha verdad.

“Treinta años, pocos cambios”.

Se refería a estos tiempos de democracia en España. Democracia o lo que se, que diríamos algunos. Y a los escasos cambios reales o positivos que se han producido. No puedo estar más de acuerdo.

En la misma línea y refiriéndonos a lo que se entiende comúnmente por Democracia, así con mayúsculas, y lo que tenemos en nuestro miserable cortijo, esta imagen resume la opinión de muchos, que no sólo la mía.

El espejismo de la democracia española

Quien aún crea que realmente elige entre dos opciones… ¡para qué seguir escribiendo!

Esta foto la he sacado de aquí, el mérito es suyo.

Algunos avances logrados con no poco sudor, en forma de impuestos y “pequeños” enchufismos y creación de cargos inoperativos se están viniendo abajo (manteniendo casi todos esos cargos que sirven poco más que para que alguien tengta un sueldo por…):

  1. Bajada de la ratio de alumnos/as en las aulas. Se pasó de unos 40 por clase a unos 25. Actualmente pueden ser 33, y démosles más tiempo.
  2. Mayor cobertura sanitaria y medicamentos a bajo coste para la mayoría. Se están cerrando consultas públicas en pueblos y cortando el horario de atención sanitaria en toda España. Las urgencias comienzan a ser un recuerdo en algunos puntos (insignifacantes para algunos) de la geografía estatal. Las recetas, tendrán que ser abonadas en mayor medida. Y no creáis, que yo estoy contra el abuso del sistema por parte de muchos, pero… “matar moscas a cañonazos”…

Otros cambios se ven a las claras:

  1. Privatización de las empresas públicas que arrojaban beneficios; mantenimiento de aquellas que sólo nos aportan más deuda.
  2. Mejores carreteras, para multarnos más y mejor.
  3. Más radares que kilómetros asfaltados convenientemente.
  4. Subida de tasas para acabar con el acceso a la justicia. Medida innovadora: no pueden pagarla, no reclamarán nada.
  5. Todas las que sabemos o no pero iréis aportando los lectores y lectoras de este artículo. Animaos, es gratis (y ya no queda mucho gratis por “nuestras calles”).

Salud y mucho fuego.

Anuncios