Como ya comenté aquí mismo en algún artículo anterior, hay gente estupenda, maravillosa y especial. Y no son minoría, no. Simplemente cuesta mostrarse así, pero son muchas estas personas. A pesar de lo feo del panorama (social y económico), a pesar de que nunca tenemos tiempo de nada, a pesar de nuestros maloshumores o de tantos otros detalles, con darnos la oportunidad de enseñar nuestra cara buena, con tener un instante de tranquilidad y cercanía con los demás, somos capaces de hacer llegar esa idea de persona maravillosa a cualquiera.

Démonos la oportunidad, respiremos un poco más, mostremos nuesta mejor cara. No estemos esperando a que nos lo pongan fácil para llegar a ese nivel, luchemos con nosotros mismos y nuestras circunstancias por estar siempre más cerca de esa realidad que de la otra, nuestra cara apática.

Abrazos y disfrutemos de nuestros días.

Anuncios