Preocupación, durante el paso de los días, durante el paso de las semanas, durante meses. El nuevo Estu se fue construyendo poquito a poco, piecita a pieza, con tranquilidad e intentando amarrar bien ciertos puestos. El resultado, no está mal (por lo invertido supongo) pero en mí genera -como poco y siendo benévolo- bastantes dudas. Desgranémoslas:

El apartado físico, aspecto que se irá repitiendo en el resto de puntos, me temo. Por posiciones, en todas, sí en todas, salimos perdiendo con todos o casi todos los equipos de la categoría. Me explico con el ejemplo más “facilón”: “doses y treses” de nuestro plantel: Kuric, Rabaseda, Vicedo y Miso (algún canterano más). Rabaseda será quien más minutos ocupe como alero (3) y debe de ser uno de los más bajos en su posición de toda la competición. Se añora muy mucho la labor que pudiera acometar Kirqsay (postear en ataque, rebotear con cierta facilidad, echar unos minutos de ala-pívot). Xavi R. va a sufrir mucho defendiendo a jugadores como Carlos Suárez, Papanikolau, Robinson, Tremmel, etc, etc… Pero esto ya viene siendo un mal endémico, que va a más y más: hemos pasado de treses que jugaban de dos (Jasen) junto con otro tres que posteaba (Jiménez, Suárez), a bases con bastantes  minutos de escoltas y escoltas (o doses y medio, como es el caso) que se tienen que pelear con treses “puros”. Sí, Kuric tiene buenos muelles y puede ayudar en el rebote (defensivo), pero peso, altura… Vicedo puede echar unos minutos y ayudar, pero… continuidad, experiencia o suficientes hechuras a día de hoy… Esto mismo ocurre en la posición de cinco o pívot: nadie de altura y kilos suficientes para no dar ventaja a numeroros equipos. Por suerte, esto es algo que se repite algunas plantillas más: ausencia de “leñador de 2 metros largos de los de toda la vida”. No quedan muchos de un nivel decente y son caros.

Los interiores: todos son más alapívots (4) que pívots (5). Nogueira intimida, que “no” defiende (diferencia importante que los periodistas suelen pasar por alto). Marko Banic (gran baloncestista) llega muy mermado por las lesiones y no está especialmente acertado ni en lanzamientos a media distancia (especialidad de la casa). Ivanov sí parece estar físicamente a muy buen nivel, es bregador y dará un plus en aspectos como rebote en ambos lados y defensa. Blanditos, sí, de nuevo blanditos. La incorporación de Guillem Rubio esperemos que no sea puntual, se extienda y sea fructífera. Sería de gran ayuda que rindiera bien, aunque no llegase a sus promedios en Manresa, pero que se notase su presencia.

Los bases: ¡madre mía! ¡Cómo me gusta la gente con talento! ¡Y qué miedo cuando sólo juegan a mostrar su talento! Talento, sí; capacidad ofensiva, sí; anotación, sí; asistencias, bastantes; cortociruitos, muchos; fragilidad defensiva, que no falte; minutos de no veo nada y “me la pelo”, habituales (y más en Colom que en Fernández, de momento). Escasa veterenía de cabeza parece vislumbrarse en este puesto, escasa. Y, sorpresa, me preocupa más por parte de Quino Colom que de Jaime Fernández. Razones: el primero disputa muchos más minutos que el segundo; el joven Jaime está madurando, algo que debería suponérsele al andorrano pero que… Además, el tener una escuadra corta de efectivos hace que a veces tengan (o tendrán) que coincidir (faltas de compañeros, descanso para Kuric, Miso, etc) y no sabemos aún si congeniarán o harán la guerra por su parte (yo he vuelto a rezar tras años y años de silencio).

Kuric. Caso a parte y especial mención para este jugador. Sí, me gusta Kyle, casi me encanta, pero… seamos realistas. Ni él ni nadie (ramalazos de Jaime exceptuados y grandes movimientos de Ivanov, a veces, al poste), nadie, decía, tiene capacidad para generar por sí mismo sus canastas. Y este es el caso del estadounidense. Kyle Kuric, buen tirador, intenso en toda la cancha y en todos los aspectos, esforzado, gran penetrador con pasillo abierto, etc. no puede hacer lo que hiciera English: sacarse sus tiros, entradas y anotar, anotar, anotar y ser pesadilla para la defensa contraria (generando situaciones ventajosas para el resto como propina). Kuric necesita que le llegue el balón con la ventaja ya ganada, el espacio ya generado, el pasillo ya hecho. De otra manera, le cuesta mucho o bastante más anotar.

Conclusión: falta de físico, debilidad reboteadora por ello (miren apartado de rebotes defensivos); escasez de alternativas ofensivas (miren anotación por partido) salvo por inspiraciones de los de la varita: Jaime y Quino, o la facilidad anotadora de Nogueira por encima del aro (si los bases tienen el día), o chispazos de Banic y el búlgaro Ivanov; dificultad defensiva por emparejamientos en desvantaja clara (puestos interiores y especialmente ante treses con juego de espaldas); falta de referencia interior en estático en ataque.

La temporada se le puede hacer muy larga a mi o nuestro Estu. Espero equicovarme pero si, por añadidura, sales dormido contra rivales en teoría de “tu liga” y nivel (como ante Murcia), sufrir será un eufemismo muy eufemístico. Siempre hay alternativas, o incorporaciones con la liga empezada o… pero de presupuesto… eso, mejor no hablar.

El paciente tiene algo. A ver si mejora antes de que empeore demasiado y se acerque (de nuevo) al abismo.

¡Ánimo, Estu!

Anuncios