Erik Satie es una de esas personas que “conocemos”. Diríamos mejor si lo expresáramos así: de Erik Satie es una de esas  personas que conocemos su trabajo, al menos un ejemplo del mismo. Sí, no creo que mucha gente no haya escuchado la primera audición que os adjunto, su “Gymnopedie No. 1”.  Y sin embargo, poco más sabemos la mayoría de él. Así, el trabajo, el empeño de hoy es acercaros algo más la obra de este compositor francés.

Tras la archiconocida, os protongo otras composiciones. Esta primera de su “época cabaretera” marcan ya un estilo propio, basado en la melodía y la repetición como marca de la casa.

Picadilly (videoclip aderezado con fotos de París):

O, por qué no,  el vals Poudre D’or

Volviendo a sus éxitos, algo posteriores, os inserto una canción de título tan original como tantas otras de este autor: “Verdaderos  preludios blandos (para un perro)”, del original “Véritables Préludes Flasques (pour un chien)“:

Para despedirme, os dejo este experimento musical hallado en la red. Una mezcla de dos canciones que unen a dos grandes compositores o pianistas, como son el propio Erik Satie y el mucho más conocido por nuestro tiempo Michael Nyman. Espero que lo disfrutéis.

 

Nada más que añadir más que un “Viva la Música”.

Anuncios