Da paseo por Romangordo. Una visita postergada desde hace mucho y que ahora merece más y más la pena.

Hace ya bastantes años un colega oriundo de este pueblo decía que tenían biblioteca y que para poder ir allí y elegir una lectura que llevarte a casa, debías pedir la llave en el ayuntamiento. Mucho ha cambiado en Romangordo desde entonces, sin embargo algo sigue en la misma línea: el cariño por retomar los servicios de calidad en este pueblo.

En esta coqueta entrada os dejaremos alguna muestra de los espacios recreados en esta pequeña población (que ha conseguido recuperar población estos últimos quince años) y algún enlace a los lugares cercanos que merecen una visita.

Veamos algunas fotos, que era la idea del proyecto de compartir mi fortuna.

Casa del Portal, Romangordo

Casa del Portal

 

Tras la introductoria Casa del Portal, compartiré parte del proyecto de rehabilitación de fachadas con pinturas de los oficios tradicionales que tan grato resultado ha logrado y tan amena convierte la visita a Romangordo (“Imágenes que marcan la identidad de un pueblo”).

 

 

Y llegamos a su plaza tras dejar en lo lato de la localidad el edificio del nuevo colegio (un C.R.A. o Centro Rural Agrupado) y callejear deleitándonos con algunas fachadas de piedra.

 

 

Vale mucho la pena demorarse unos minutos en la Casa Museo del Tío Cáscoles, de la que os enlazo información, así como realizar alguna pequeña excursión por los alrededores de esta ahora emblemático pueblo que apuesta por el futuro con una mirada al pasado.

 

Un saludo.

 

Otras entradas relacionadas con viajes y salidas (serie “Sentirse afortunado”).

La invitación…

El sur de la Repúsblica Checa…

Anuncios