You are currently browsing the category archive for the ‘Novedades Personales’ category.

Me complace comunicar que desde hace ya casi un mes la novela “Bristol” está disponible en la web de amazon para vuestro disfrute.

Se trata de la primera obra de ficción que publico. Una novela corta.

Las opiniones de los primeros lectores y lectoras son muy favorables, despertando incluso el entusiasmo del que suscribe. Entre otras valoraciones, cabe destacar palabras como sorprendente, entretenida, giro inesperado o el final más certero. Lee el resto de esta entrada »

Acabó un nuevo año. Una fecha más. Y comienza otra “señal”.

Ha sido un tiempo productivo, pero quizá agotador, duro y de querer abarcar más de lo que uno (conociéndose, Aristóteles, conociéndose) puede llegar a asumir y realizar.

Para 2014… para dos mil catorce, tomar decisiones. Abandonar ciertas actividades en beneficio de otras. Elegir, muy difícil para mí. Anteponer algo a otro algo, o priorizar, que me dijeron hace poco. Palabras que, como digo, no son de las que al tratar de convertirlas en hechos se me dan bien.

El cambio debe producirse dentro de mí. Respirar, planificar, repensar, realizar, tener pausas y cambios a actividades no sólo distintas sino “saludables”, volver sobre lo que elegí querer o quise elegir y empezar de nuevo. Esto aplicado a cada “proyecto” ralentizará mucho cada uno de ellos, de ahí el priorizar, desistir de, o -ciertamente- abandonar algunos de ellos. Hasta otro momento quizá, sí, quizá sea más un “hasta luego” en algún caso que un “adiós”, pero mano agitándose en un puerto también será una imagen que se dará y ya planea en mi cabeza.

Lee el resto de esta entrada »

Pudiera entenderse como una plaga, pudiera ser fruto de la casualidad, pudiera tomarse como una moda (pasajera o no), pero lo cierto es que empiezan a rodearme niños, niñas, entiéndase “bebés”. Al anuncio de las bodas uno ya se ha ido haciendo, poco a poco y a base de repetir (aun cuando las barras libres se empeñen en no dejarme recordar demasiado), pero no esperaba que la pequeña plaga de embarazos, sus posteriores partos y las sonrisas bobaliconas finales que a todos nos decoran la tez aun sin pretenderlo ni darnos cuenta, fuese algo tan manido.

El caso es que cada cierto tiempo se están dando anuncios de este tipo entre amigos y amigas, familia y gente que me rodea o dan vida a mi entorno. Y la alegría se expande por esas vidas mientras esperan, alumbran y disfrutan a sus peques. ¿Quién nos iba a decir que la descendencia da más alegrías que las mascotas? (A corto plazo… casi cualquiera). Lee el resto de esta entrada »

El tiempo vuela. Las horas parecen cometas. Y los días… ¡”pa” qué hablar de ellos! No ha empezado uno y ya ha terminado el siguiente.

Sea por complicaciones que uno mismo va inventando; por ocupaciones o sugerencias saludables; por la cotidianeidad algo cansina del trabajo, el hogar, “lo básico”; o por todo lo contrario: lo extraordinario, que acaba dando sentido a cada segundo empleado, el caso es que pasan las horas que son días y al instante son… diré meses, porque no me llamen exagerado (¡¡años, coño, años!!).

El caso es… mi caso es, corrijo… Mi ejemplo aporta claridad al problema. Demasiado hacer y querer hacer, demasiado planear y esperar para más planear, demasiado “a ver si dejo descansar aunque sea el cuerpo” (lo de la cabeza…) y erre que erre y dale que dale. Al final, víctima de mi propia ansia por hacer y querer hacer; lo que decíamos. Y con todo ello no he podido más que descuidar esta bitácora, este proyecto. ¿El futuro? Los días, que son semanas que se convierten en años parecen caminar hacia una cada vez menor actividad por este lado internáutico y mayor por el flanco “real”. Ando enfrascado en proyectos de otra naturaleza (y los que irán llegando, espero) y más ocupado de lo normal con el “pretrabajo”, esas horas de crear previas a la labor que se ve.

Lee el resto de esta entrada »

Sí, vamos haciendo un sucinto resumen de los golpes que en tan sólo tres jornadas ya me he llevado.

Empezó hace unas semanas la andadura del Castra Servilia en el Trofeo Diputación. Tres partidos, cuatro golpes. Quizá el sueño de cualquier traumatólogo (siempre que no le ocurra a él), pero unos números extraños y exagerados para un jugador de baloncesto. Y no, no es que yo sea precisamente la estrella del equipo y por eso… me aticen.

Siendo sinceros e incluso realistas, he de afirmar desde ya que los golpes de los dos primeros partidos fueron fortuitos. Los rivales: Resina Grow y Casar de Cáceres. Zonas afectadas:

  • contra los primeros, cuello y mandíbula tras dos choques entre frontales y laterales por propio ímpetu -uno- y al realizar un bloqueo -otro-. Secuelas, ligero mareo repentino de poca duración y dolor de mandíbula uno o dos días. Nada muy allá. (Golpes 2 – Isra 0).
  • contra los que les siguieron, los segundos: golpe fortuito sobre parte baja de la ceja y ojo izquierdos. Por intentar presionar una salida en contraataque del rival y arriconconarlo. Mala suerte. Secuelas: cicatriz bajo mis nutrida ceja, moratón en la piel que rodea al ojo y alguna “salpicadura” de sanfre dentro del globo ocular. La cicatriz será para siempre (decora). El susto, interesante. Pero nada más.

Ahora vamos con lo que ya “no gusta tanto”. El cuarto golpe (2+1+1) se produjo el fin de semana pasado. Contrario: Arroyo. Jugada: rebote defensivo favorable y posibilidad de contraataque. Salgo en bote y driblo a un rival, él – con intención de matasanos- saca su rodilla que me impoacta a la altura del muslo, poco por encima de mi rodilla derecha y me impide seguir avanzando. El rodillazo propinado por un tipo que pesará unos 30 kilogramos más que yo, me lleva al banquillo. Consigo acabar el partido (mermado y con molestias), a pesar de que el golpe me lo llevo en el primer cuarto, al final del mismo. Secuelas: varios días sin poder entrenar, ni siquiera correr; dolor en la zona; dolor más agudo durante  esa misma noche del sábado y el mismo domingo, con dificultad para caminar esos primeros días.  Concluyendo: casi una semana en el dique seco. Lee el resto de esta entrada »

Sí, es cierto que somos o podemos ser en buena medida los capitanes de ese barco llamado destino, y que nuestras decisiones o indecisiones, marcan nuestro camino, ése que vamos labrando sin darnos demasiada cuenta. Pero también somos conscientes -y mucho- de que las circunstancias marcan, unas veces el sendero o, al menos, las opciones que nos quedan.

Ha sido una semana extraña. Unos días en que por distintos asuntos no he podido dedicar tiempo a tareas habituales. Y una de las que se ha quedado fuera es escribir aquí. Y lo siento, porque mi intención es la de colgar uno o dos artículos semanales. Sin embargo, y como argumentaba al inicio, no ha podido ser. Lee el resto de esta entrada »

Hola.

La bitácora no a a sufrir grandes cambios, y pequeños casi tampoco. Todo seguirá igual, excepto el nivel de artículos al mes, semana o día.

Se trata de una adaptación personal.  Me encuentro en la actualidad metido en algunos proyectos más y se me hace imposible seguir al nivel de publicación que había mantenido hasta el momento. Intentaré, no osbtante, que la cantidad sea compensada por la calidad. Al no poder escribir mucho, no me detendré en nimiedades, o eso espero. Lee el resto de esta entrada »

Estas líneas, estas palabras y este artículo están dedicadas o destinadas a las personas que toman un segundo (tercer, cuarto…) camino en sus vidas y se lanzan a ello con valentía, dejando atrás su pasado. No hablo de sentimientos o, perdón, no estoy hablando de relaciones sentimentales ni nada parecido. Estoy tratando los proyectos, las vueltas atrás como caminos hacia el futuro y los entresijos del destino y su aprovechamiento óptimo o, como poco, positivo. Y sí, me pondré como ejemplo. En realidad, sólo un pequeño pasaje de mi vida.

Pasan los otoños y vienen otras primaveras, ¿cierto? Y en unos y con otras se nos presentan nuevas oportunidades, nuevas oportunidades para teenr arrojo, hacer algo con lo que no nos atrevimos, emprender proyectos sin cobardía y demás. Y en una de éstas me encontré yo hace ya muchos años. Lee el resto de esta entrada »

Hay quien afirma que lo importante en la vida suele ser gratis. Y mucho de verdad hay en ello. Aunque todo tenga su coste, pero no tiene porqué ser en dinero en lo que se produzca “el intercambio“.

He vuelto a competir -como aficionado, por supuesto- y todo huele a positivo.

Pertenecer a un proyecto o equipo. Entrenar con el resto de compañeros. Compartir lo aprendido; intentar mejorar uno mismo y ayudar a los demás; intercambiar puntos de vista u opiniones; apoyar a quien lo necesite… Como habéis leído hasta aquí, aún no he mencionado “nada físico”, es decir, aún no he hablado del componente deportivo del deporte: curioso, o más que eso. Lee el resto de esta entrada »

Hola, gente.

Hoy. Hoy es uno de esos días en que todo se empeña en salir mal. ¿Todo? Sí, eso parece.

Mi intención, intenciones, para esta mañana eran: comprar comida, ir al gimnasio y escribir una entrada en esta bitácora. Después, comer y echarme un rato antes de ir al trabajo.

La realidad; otra.

Para empezar, en cuanto me he levantado ya he podido advertir que no tenía agua corriente. Al tirar de la cadena previa micción, ha sido evidente que sólo era un hilillo de agua el que se arrojaba cuesta abajo en el inodoro.

Bueno, no pasa nada. O no mucho, pues como pensaba ir al gimnasio, me ducho allí después de hacer el paripé y solucionado.

Desayunando he tenido la lucidez de enganchar “euronews” (en el canal cateto de aquí; uno de esos que tanto dinero nos cuesta a los contribuyentes) y he acertado: han informado de que los países balcánicos que formaron Yugoslavia han fundado un Foro para los Refugiados común. Todo un logro teniendo en cuenta la tensión en la zona, que aún dura tras la Guerra de los Balcanes. La verdad es que me había parecido la noticia positiva del día, y me he puesto a escribírosla aquí. Pero… pero, pero, pero… la mañana tenía otros planes para mí. Porque mi espíritu de “mucho-abarca-y-poco-aprieta” me ha llevado a simultanear la composición del artículo con la creación de un nuevo blog; en este caso para la biblioteca del centro. Así que… al acabar de “montar” la bitácora bibliotequera y cerrar sesión, las líneas sobre los refugiados han desaparecido en “puntas con resaka”. Nada, ni rastro, ni siquiera una de esas copias incompletas que se supone que “wordpress” genera cada poco. ¡Me he cagado en todo, claro! Lee el resto de esta entrada »

Corría la tarde del 16 de septiembre de este año (aniversario de la muerte de Maria Callas por cierto) cuando un tal J.C. Navarro me dibujó una sonrisa a base de triples, “bombas”, canastas estratosféricas tras bloqueo… y esa misma sonrisa seguía y se volvía aún más grande el domingo, dos días después, tras vencer en la final a Francia.

Sí, otra vez estoy hablando de baloncesto, y de esta panda de (…) que tan felices nos hacen a algunos. Y esa felicidad, estúpida supuestamente, ha continuado. ¿Por qué ? No sólo porque el ser humano sea así -simple como una semilla cualquiera, al menos la mayoría de los hombres- sino porque además se daban algunas circunstancias más, que no me restan nada de simpleza. Y son: cambio de trabajo (misma o similar labor en distinto lugar y con distinto “público”); avances en proyectos que se han y están alargando demasiado en el tiempo; nocturnidad y ocio fácil. Y, por supuesto, nuestro oro, porque es nueeeestro, sí. Es lo que tiene ser simple o coger una racha positiva, que todo parece ir hilado, aunque sospeches que no tanto: con no prestar suficiente antención…

Y, nada, esto es todo. A seguir bien todo el mundo, espero, y a escuchar una “cancioncita” que viene al pelo:

Lee el resto de esta entrada »

Por circunstancias me he visto pasando la semana santa -al completo, sí- en Cáceres o, mejor dicho, en casa. Esto me ha permitido tener mucho tiempo: tiempo para “bricolear”, tiempo para ver televisión, tiempo para compartir con amigos… Tiempo.

Y a pocos días de acabarse este descanso o relajación tan estupenda, se me encendió la bombilla. Nunca he creído que el trabajo sea necesario, ni mucho menos un mal necesario. Sólo es una ocupación, y la mayoría de las veces, una ocupación con fines lucrativos: un sueldo. La mayoría de la gente no sólo no trabaja en aquello para lo que se ha preparado, ni mucho menos en lo que le gusta. Trabajamos en lo que surja. Ahora mismo es muy así en demasiados casos, por desgracia. Y, además, el INRI se hace enorme, esta tarea nos lleva mucha buena parte de nuestro tiempo, de nuestra vida. Junto con dormir, la actividad que más nos ocupa. Y, me pregunto, para que todos lo “oigáis” ¿es necesario? No. Lee el resto de esta entrada »

Siento la inactividad.

Como os habréis dado cuenta llevo días en que sólo he dejado comentarios en algunos artículos anteriores.

Hay ideas, pero no consigo hallar el momento en que sentarme un ratito y compartirlas con vosotros desde esta bitácora.

Ahora me voy unos días a tierras gaditanas. Espero volver con fuerzas y organizarme mejor ya desde el jueves de esta nueva semana.

 

¡Volveré!

Como los habituales habréis notado, las últimas semanas no han sido muy fructíferas en cuanto a artículos nuevos en esta bitácora. Las razones son varias, y entre ellas se cuelan las circunstanciales y las propias decisiones.
Tras muchos meses dedicándole bastante tiempo a este proyecto, llega la hora de afrontar nuevos retos, nuevas aventuras. Esta sería la decisión de la que hablaba.
Y ahora llega lo circunstancial, es decir, aquello que uno no elige ni pretende elegir, sino que la realidad le va imponiendo. Los cambios en mi trabajo, al que habré de dedicarle más tiempo y energía. Las citas ineludibles: deportivas (Mundial de Baloncesto), sociales (despedidas de amigos, bienvenidas, aniversarios…), culturales (¡qué poquitas últimamente!) también consumen parte de mi ocio, aunque con gusto. Lee el resto de esta entrada »

Sí, se confirma “la regla de tres”. Y no hablo de la novela de Antonio Gala, que nunca he leído, sino de algo más personal y extrañamente profesional.

A explicarse…

Mi personal regla de tres dice que: tras tres años de trabajo en un mismo lugar o destino, algo ocurre que debo cambiarlo por otro. Parece una tontería, pero quien me conozca personalmente o haya coincidido conmigo de currelas, sabrá que es muy cierto y real. Así, tras tres años en Los Cristianos, pasé a trabajar en Adeje. Y tras tres años en Adeje y cuando parecía que habría un cuarto -de todas todas- un error administrativo (o no, a saber) me hizo volverme a mi ciudad-referencia: Cáceres, aunque para trabajar en un pueblo cercano. Lee el resto de esta entrada »

Si simplemente somos nuestro estado anímico.

Ejemplo o demostración empírica… de mis propias carnes viene.

Últimas semanas o algo más. Ante un futuro laboral incierto, pero en el que todas las posibilidades me parecen atrayentes y positivas, mi estado de ánimo comienza a variar. A cambiar hacia bien. O como diría una compañera de curro: “si es que vienes con el guapo subido” (pa gustos…). Todo esto sucede casi de un día para otro, el cambio, pero la cúspide, la evolución y blablablá se ha ido fraguando poco a poco.

Bien, decíamos que el futuro y sus opciones me gustan, pero hay más: las reformas de mi piso van llegando a su conclusión. Y como sositene Punset y yo creo a “pies juntillas” (¿se dice así?), la mayor felicidad es el tiempo de espera ante algo que pensamos que nos hará feliz. Total, dos puntos sobre dos analizados. Lee el resto de esta entrada »

Yo creo que, aunque no acierta en todo, salgo bien parado. Supongamos que las cualidades positivas y negativas que me atribuye las escribieron pensando en mi hermana, que nace en fechas cercanas a las mías.

Leed, yo a ratos me tronchaba.

(Por supuesto, quien no me conozca, “como si llueve un lunes”).

HIJOS DE PTAH

Planeta: Venus
Símbolo: Ptah, el que abre
Palabra de poder: Yo soy

Simbología:
Era el más grande de los dioses de Menfis y personificaba al Sol naciente. Es símbolo de fertilidad.

Características:
1. Es alegre, popular, sexual, mundano y observador, pero de mal genio y testarudo.
2. Seguro de sí mismo, vivaz, enérgico y elegante. Es vanidoso pero, a pesar de ello, es bien recibido en los círculos sociales.
3. La mayoría se independiza joven. Es aventurero y buen administrador del dinero. Cuando se habla con él, hay que ir al grano, pues no les gusta perder el tiempo.
4. No les gustan los amores complicados. Prefiere uno simple y para toda la vida; ama el hogar y la familia. Lee el resto de esta entrada »

En realidad no pienso hablar de mí mismo en términos relacionados con las emociones, los sentimientos, ni nada así. ¿De intimidades? ¡Ni de coña! Voy a escribir sobre mi actualidad y algunas curiosidades que vienen aparejadas a la misma… vamos, de gilipolleces mías desde mi propia óptica.

  1. Animado con mi pierna. A pesar de que se puede afirmar sin temor a equivocarse que soy un “gilipollas”, las sensaciones con mi rodilla derecha son positivas. Va poco a poco. Casi no molesta (sólo cuando se cansa) y me permite andar: ¿qué más puedo pedir? Lee el resto de esta entrada »

Por suerte uno no camina solo en este largo trecho que es el viaje de ir haci aningún sitio y algunas personas hos habéis sumado a comentar el “Perdiendo peso” e incluso a sugerirme soluciones o recomendarme algo de corazón. Y os estoy agradecido. Sin embargo -y como anuncié, ahora me toca a mí sumar mi grano de arena y desmentir en parte tanta preocupación.

Allá vamos…

Posibles razones para la vuelta a la delgadez (o a una mayor delgadez).

Lee el resto de esta entrada »

No hay pocas personas preocupadas o sorprendidas por mi pérdida de peso. De un día para otro, que toca exagerar, he perdido dos tallas de pantalón. Siendo realistas, entre unas rebajas de enero y otras.

Las madres son personas alarmistas y la mía no iba a ser menos, así que anda convenciéndome de “a ver qué te pasa” y de que vaya a hacerme una analítica. Otras personas menos sobreprotectoras me comentan nada más verme lo delgado que me estoy quedando. Parece ser que se me nota en la cara también. Lee el resto de esta entrada »

EL despertador, cargador y baterías para el móvil, la novela que me prestaron y leo actualmente… con eso y todo lo que ya tenía en mi piso, me doy por instalado.

Hacía ya mucho tiempo que me apetecía y el darme largas me estaba sentando mal. Solución: pim-pam-pum… se acabó.

Supongo que ahora descansaré mejor.

En cuanto esté presentable (por el 2015 o cuando le caigan unas Olimpiadas a Madrid) empiezo a invitaros.

Ciao!

¿Romper con todo para ir hacia lo que llevas tiempo deseando aun perdiendo la seguridad de la vida actual y sus facilidades, o mantenerse en esta vida cómoda y repleta de bienes materiales dejando los días pasar?

 

Creo que vuestra opinión me puede ayudar, así que… comentad o votad. Lee el resto de esta entrada »

Desgraciadamente el título no se refiere a que no vaya a trabajar más ni nada así. Ni me tomo un año sabático (ni puedo), ni me ha tocado la quiniela, ni nada que se le parezca. La verdad es más sosa y más normalita.

Empezar de cero en una casa es durillo, empezar de menos uno o dos, evidentemente, más. Lo de las viviendas de segunda mano es lo que tiene: que si hay que cambiar tal, que si ya que me pongo…, que si compras necesarias para habitarla, alguna reformilla o pequeña mejora. Y todo ello sin dejar de trabajar, claro. Por eso quería hablaros de los que están siendo estos útlimos días laborales, en los que no paro porque -además de todo- no quiero renunciar a hábitos necesarios o saludables, ni a otras actividades que me servirán para un futuro (¿próximo?).

Pues al lío, que ya llevo dos párrafos y aún nada en relación con el título…

Lee el resto de esta entrada »

LICENCIA General de esta bitácora

La Licencia mostrada a continuación es la que se aplicará por defecto y a toda la bitácora en general, a menos que en el artículo o categoría correspondiente aparezca otra licencia que sustituya a ésta. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Por el respeto y el buen uso de NUESTRO IDIOMA

ESTAMOS ASOCIADOS CON…