You are currently browsing the category archive for the ‘Leído en’ category.

Hoy, y tras mucho tiempo sin compartir reflexiones propias ni ajenas por este canal, quiero dejaros algo. Se trata de un pensamiento de Marta, personaje de la novela “Si mañana muero” de Eugenio Fuentes. Y es éste:

Ella misma no había perdido la fe en las ideas socialistas, pero había deducido que ser revolucionaria ya no consistía en seguir luchando ingenuamente por las utopías, sino en aceptar que las utopías no se realizarían nunca, que el ser humano estaba genéticamente incapacitado para alcanzarlas y que, por tanto, lo verdaderamente revolucionario era conformarse con establecer la dignidad, el bienestar y la justicia en las pequeñas parcelas de la vida cotidiana y entre las personas que la rodeaban.”

 

Mi parte la dejo aquí, a continuación. Como bien sabemos en España, dentro de poco más de una semana nos toca votar para elegir nuevo presidente y gobierno. Es evidente que las distintas opciones no acaban de convencer completamente, ni siquiera aquellas que vinieron a aportar un aire nuevo. Sin embargo, Leer el resto de esta entrada »

Reflexión de un pensador polaco: Hay gente fantástica a la que se conoce en mal momento. Y hay gente que es fantástica porque se la conoce en el momento adecuado“.

Según David Foenkinos en “La delicadeza“, Leer el resto de esta entrada »

Como afirma en esta entrevista el francés Michel Onfray, ante una realidad deprimente, preferimos refugiarnos en la ficción: la novela, la película, o nuestra imaginación, son algunas opciones. Algo que intuimos y que a veces gustamos de hacer: no todo va a ser enfrentarse al mundo y sus problemas. Un paso lateral, respirar, disfrutar de algo no tan real, coger fuerzas y seguir hacia adelante, peleando, serían un gran avance.  Leer el resto de esta entrada »

¿Se tratará de un reflexión personal? ¿Más bien de una valoración de la experiencia de otros o de lo que haya visto a su alrededor el autor? ¿Será tan solo una manera de crear un personaje algo desarraigado del amor entendido como “pareja para toda la vida”? Todas estas dudas y muchas otras nos pueden asaltar al leer las siguientes líneas de la novela “Las manos del pianista“. Aproximen su atención a ellas, reléanlas y opinen o, al menos, párense a pensar en la razón por la que Eugenio Fuentes, escritor extremeño, usa este “encabezamiento” para acercarnos al personaje de Martín Ordiales en la nombrada obra. Con ustedes…

Vivía solo y si no se había unido hasta entonces a ninguna mujer no era porque le hubieran faltado candidatas y amantes dispuestas a darle a su relación un carácter más trascendente. Fue porque él se negó siempre a aceptar un compromiso en el que renunciar sería más frecuente que compartir. Pero nunca había considerado que ellas fueran las responsables de su falta de fe. Era él mismo, de algún modo incapacitado para el entusiasmo sin el cual todo juramento de eterno amor, eterna fidelidad y eterna compañía le parecía una falacia y una locura. Además, sabía que pedía mucho, que quizá pedía demasiado: la mujer que se ama no basta con que sea aquella de la que uno está seguro de que nunca te hará daño; es necesario también estar seguro de que es aquella que te hará feliz. De modo que, a los cuarenta y dos años, había creído que su corazón sólo era una víscera. Martín Ordiales ya no esperaba ninguna bienaventuranza.” Leer el resto de esta entrada »

“Tres necesidades acompañan al hombre hasta la tumba: mear, cagar y el deseo de venganza”.

Esto afirma Petros Markaris a través de sus personajes. Siendo indiscutibles las dos primeras, e incluyendo si se quiere la necesidad de beber y comer, podríamos hablar mucho más a cerca de la tercera afirmación y su veracidad.

¿Necesitamos vengarnos? ¿A qué nivel? ¿De qué afrentas, dolores, acciones, es decir, por qué motivos o cuáles son los más comunes?

Leer el resto de esta entrada »

Sí, algo así como el “caminante no hay camino, se hace camino al andar” (de Antonio Machado) es lo que viene a decirnos Álvaro Mutis, escritor colombiano fallecido hace escasas fechas.

“porque toda la vida he emprendido esa clase de aventuras, al final de las cuales encuentro el mismo desengaño. Si bien termino siempre por consolarme pensando que en la aventura misma estaba el premio y que no hay que buscar otra cosa diferente que la satisfacción de probar los caminos del mundo que, al final, van pareciéndose sospechosamente unos a otros. Así y todo, vale la pena recorrerlos para ahuyentar el tedio y nuestra propia muerte, esa que nos pertenece de veras y espera que sepamos reconocerla y adoptarla”. Leer el resto de esta entrada »

Kostas Jaritos, policía ateniense lleva casado varios (muchos) años con Adrianí. Tras un infarto y el abandono del tabaco, Adrianí quiere porhibirle también el café a Kostas Jaritos y él aprovecha para reflexionar sobre tan sagrado sacramento. Sí, tendremos en cuenta que puede tratarse del calentón del momento y que en ocasiones sólo parecemos acordarnos de lo que nos incomoda, olvidando buenos momentos. Leer el resto de esta entrada »

El escritor noruego Kjell Askildsen gusta de no dejar títere con cabeza en sus relatos breves. En el recorte que os dejo a continuación afirma categóricamente y con maestría que los humanos somos estúpidos. ¿Es alguien capaz de contradecirle? ¿No somos los más estupidos de nuestro estrecho mundo? Cada cual que se responda a sí mismo. Me limito a dejaros leer; reflexionar es vuestro.

«Cada hora que pasa, el mundo se libra de miles de tontos. Piénsalo. ¿Te has parado alguna vez a pensar en la cantidad de estupidez almacenada que desaparece en el transcurso de un día? Imagínate todos los cerebros que dejan de funcionar, pues es ahí donde se almacena la estupidez. Y sin embargo, todavía queda mucha estupidez, porque algunos la han perpetuado en libros, y así se mantiene viva. Mientras la gente siga leyendo novelas, ciertas novelas que tanto abundan, la estupidez seguirá existiendo». Y añadí, un poco vagamente, lo confieso: «Por eso he venido a jugar una partida de ajedrez».

Final de “Ajedrez“, en Cuentos reunidos (Kjell Askildsen)

Quien quiera hacer una valoración o responder a estas palabras del autor noruego, aquí -en los comentarios- tiene su casa.

¡Salud!

Entrada patrocinada por Petros Markaris, que se nos va haciendo famoso en “puntasconresaka” (como si no lo fuera ya) y se convertirá en habitual o algo mejor.

¿Siempre resulta positivo compartir un problema con alguien escuchándonos al otro lado? La sabiduría popular, las series televisivas y el común de los occidentales pensamos que sí, pero aquí llega nuestro comisario favorito para poner en tela de juicio esta creencia tan arraigada. Veamos el caso:

Desde anoche me atormenta un dilema: ¿debo contar a Adrianí y a katerina* que me han apartado del servicio? Por lo general, compartir un problema con alguien es como pedir un préstamo: de momento representa un alivio, pero después hay que pagar a plazos la ayuda recibida. Si confieso el trance en que me hallo, sin duda me sentiré mejor, pero Adrianí se pondrá en pie de guerra para evitar (…) y me someterá a una auténtica represión: Además existen otros argumentos adicionales a favor del silencio:” y nos habla de no querer preocupar a su hija ni crear un ambiente de tensión para recibir -en cena familiar- a la pareja de ésta. Leer el resto de esta entrada »

Algo tal vez muy comentado. Algo tal vez que ha sufrido tal repetición que ha perdido veracidad o importancia. Pero ahí sigue, como una máxima, como una afirmación que sigue sembrando dudas. Dudas a la hora de decir “eso no se hace” o “vamos a prohibir esto o lo otro”, o como empieza a ser muy común “prohibamos esto aunque sea habitual entre la gente”, llevando la contraria a la vida diaria y sus usos.

Nada de ello, sin embargo, me desanima a publicar estas líneas encontradas en “Las aventuras del buen Soldado Svejk“. Un ejemplo más de la manera de pensar y actuar de muchos seres humanos. Abordar lo que se esconde, lo que no se permite, lo que nos situán más lejos o conlleva una pena o castigo.

Compartamos:

Durante mi encierro, sucedieron cosas increíbles en el cuartel. Nuestro coronel prohibió que los soldados leyeran cualquier coas, ni siquiera los diarios oficiales, y en la cocina se prohibió envolver nada con periódicos, ni siquiera las salchichas y el queso. A partir de aquel día, los soldados comenzaron a leer y nuestro regimiento se convirtió en el más culto del ejército. Leíamos todos los periódicos, y todas las compañías componían versos dirigidos contra el coronel. Y, cuando algo sucedía en la tropa, siempre había un benefactor dispuesto a transmitirlo al periódico con el título “Maltratos a los soldados”. Pero con esto no había suficiente. Leer el resto de esta entrada »

Hay aspectos de la vida que están, o deberían estar, más allá del ser humano, las circunstancias y el paso del tiempo. Por eso, en momentos como éstos en los que todo se ha puesto tan difícil para tantas y tantas personas, nos damos cuenta de que todo habría ido mejor si existiese una calidad moral y una educación moral reales en la sociedad, tanto como conjunto de individuos, como de manera individual, que es realmente la que nos hace sentirnos responsables de nuestros actos y decisiones. Responsabilidad es la otra palabra que debería estar de moda y en la boca de todos, pero me temo que hace tiempo que no es así; sólo hay que estar atento a las noticias para darse cuenta al instante.

Os dejo con la reflexión lúcida e irrepetible de Michel Houellebecq, que de eso se trataba:

La moral pura es única y universal. No sufre ninguna alteración en el transcurso del tiempo, ni tampoco ninguna añadidura. No depende de ningún factor histórico, económico, sociológico o cultural; no depende de nada en absoluto. No está determinada y determina. No está condicionada y condiciona. En otras palabras: es un absoluto. Leer el resto de esta entrada »

En muchas ocasiones es mucho más fácil destruir o echar abajo algo que construirlo.

En nuestro país, desde hace muchos muchos años (algunos creo recordar que sitúan este fenómeno en el primer cuarto del siglo XX) se ha venido desprestigiando el trabajo de los empleados públicos. El famoso “vuelva usted mañana” (forjado en alguna anécdota de su autor) encontró rival en el “seguro que están tomando café” (más actual, parece) y se ha hecho común el pensamiento de que cualquier persona que trabaje en un ente público se pasa la mitad de la jornada en alguna cafetería o echándose un cigarro en la puerta en lugar de atender a su trabajo. Algo falso, pero muy repetido por quienes pasan a hacer gestiones en un organismo público (¿Jamás nadie ha pensado que el funcionario o funcionaria puede estar a. sacando algún documento de un archivo; b. reunido/a con un superior; c. atendiendo en otro puesto, etc?)

Pero dejando a un lado todo este “acerbo” de faltas de respeto tan populares, vayamos a lo que hemos venido a contar: ese desprestigio (patrocinado además por las esferas dominantes y la clase política en general) se acaba utilizando como medida de presión en cuanto se estima necesario, que suele ser a las primeras de cambio. De hecho, ante la deprimente situación económica que ha vendio sufriendo España en estos últimos años, lo primero que hizo el gobierno central y secundaron las administraciones autonómicas, fue congelar y reducir los ingresos, sueldos, de los empleados públicos. Así de claro, que para eso han sido los causantes de la burbuja inmobiliaria y quienes se han enriquecido con ella (¡madre mía!). Leer el resto de esta entrada »

Kostas Jaristos, el protagonista de varias novelas de Petros Markaris, necesita cambiar el coche. Le convence de ello su mujer. Pero habiendo llegado a esa decisión, las dudas asaltan ahora su cabeza con otro dilema: ¿qué coche elegir? Y decide pedir consejo. Leamos las palabras del autor sobre lo que le ocurre al bueno del policía griego:

Al final me convencí de que el Mirafiori tenía ya cuarenta años (…)

Si con esa decisión se acabaron , o al menos menguaron mis tormentos psicológicos, mis suplicios como comprador no hicieron más qu empezar. No sabía qué coche comprarme. Cuando no sabes, preguntas. Y cuando preguntas acabas haciéndote un lío“. Leer el resto de esta entrada »

Buenas, hoy me quiero hacer eco de una noticia que no sé si ha tenido eco o no, ni si lo tendrá.

Ha sucedido en Italia, ese país al que muchos españoles se empeñan en mirar por encima del hombro, pero que a veces nos da lecciones. Y precisamente de eso trata este escueto artículo.

En dicho país las protestas a través de las redes han parado algo. Las manifestaciones de los “indignados” (palabra de moda), cabreados o hasta-los-cojones-de-abusos, vecinos nuestros todos, han conseguido que no se compren otros 400 coches oficiales para que los bienintencionados y sufridos políticos “azurri” se paseen allá por donde quieran.

Aunque no siempre funcione ni siempre vaya a funcionar, lo que no podemos es rendirnos y esperar que otros resuelvan nuestros problemas. O que una racha de viento borre todos estos últimos años de salvajismo económico y nos despertemos en el país de las maravillas, rodeados de comodidades y sin obligaciones. Nuestro deber es y será vigilar a poderosos y políticos, denunciar cada situación injusta y bochornosa, y no parar hasta que ellas vayan desapareciendo. Leer el resto de esta entrada »

Recordamos algunas reflexiones de este “narrador del siglo XX”, este polaco que quiso mostrarnos el mundo tal cual, inmiscuyéndose en sus intrahistorias, intentando entender además de registrar los hechos. Tratando siempre, Kapuscinski, de poner por delante de todo los hechos. Y no vamos a empezar con “Ébano“, tremenda obra donde se retrata la complejidad de un continente, el africano,  y -sobre todo- cómo se puede inventar una guerra racial entre personas de una misma raza. Eso lo dejamos para otra ocasión.

Prefiero, hoy, como homenaje a este escritor el día de su nacimiento, rescatar algunas declaraciones o reflexiones sobre nuestro mundo, los cambios que estamos viviendo (o ya se han producido) y cómo nada es lo que nos cuentan. Para iniciarnos, unas líneas sobre la juventud, esa parte de nuestra sociedad, tan importante a la que siempre miramos con cierto reparo.

Y afirma R.K. lo sieguiente: “En efecto, los jóvenes, por definción, están destinados a vencer. ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que son más jóvenes, y por eso mismo pertenecen a una época y una civilización en las que quien es más viejo es ya incapaz de seguir su estela. Mi sugerencia es, por tanto, la de no olvidarlo y, en lugar de combatirlos ciegamente y sin hacer ningún esfuerzo por ver las cosas desde su pespectiva, intentar antes que nada una solución de compromiso. No hay otra vía. Vencerán, de todos modos; aunque sólo sea porque cuando estemos muertos y enterrados ellos seguirán aquí. Quien sigue creyendo que la experiencia acumulada o los éxitos obtenidos tienen que proporcionar automáticamente el respeto y la aceptación de los demás, se equivoca de todas formas. (…) La edad hoy en día es una carga. Desde siempre, en tiempos de crisis y grandes cambios (…) se asiste a la liquidación de las estructuras jerárquicas precedentes. (…) De hecho adultos y ancianos, no quieren darse cuenta y aceptar la nueva situación, y permanecen aferrados a un privilegio de datos personales que ya no tiene razón de ser. (…) Y no me refiero solamente a la distancia que existe entre un quinceañero y alguien de sesenta y cinco años, sino también a la diferencia abismal que existe entre un quinceañero y quien tiene veinticinco. La relación entre generaciones nunca ha sido tan dramática y precaria como ahora“. Leer el resto de esta entrada »

No es una sorpresa, no. El pensamiento mágico está presente en todas las personas, culturas y edades, sí. Y éste determina, por ejemplo, que ante algunas casualidades queramos detectar una evidencia de nuestro sino. ¡Cómo nos gusta creernos importantes y que el mundo gira tomando nuestro ombligo como radio! Pero no es así. Y para explicároslo mejor, tiro de un escritor. Como dijera Bunbury “antes que nosotros lo dijeron otros mejor”.

“- Y así ocurre con todas las casualidades- dijo mi viejo.
(…)

– Veamos un ejemplo sencillo: me pongo a pensar en un amigo y, justo en ese momento, me llama por teléfono o llama a la puerta.
Mucha gente cree que una casualidad como ésta se debe a algo “sobrenautral”. Pero, otras veces, también pienso en este amigo y él no aparece por eso en casa. Y, adeás, en muchas ocasiones me llama sin que yo haya pensado en él. You see?

Asentí. Leer el resto de esta entrada »

No seré tan tajante. No me dejaré llevar por la lectura de un artículo maravilloso de Luis Muiño. Pero sí cuestionaré algo ya de por sí muy en tela de juicio, como es celebgrar como celebramos las fiestas navideñas. ¿Es necesario “tanto enreo”? ¿Por qué es “obligatorio” ser felices? ¿No voy a poder escuchar buena música en nintún sitio estando fuera de casa? Y sobre todo, leed:

“En estas fechas tan señaladas”.

El protagonismo, todo para él.

Los excesos, me temo, todos para nosotros. Deberíamos ser algo más sinceros con nosotros mismos: felicitar sólo a quienes nos apetezca o de quién nos acordemos de veras; abrazar a quien solemos abrazar; estar contentos o no según nos levantemos; cantar lo que nos apetezca… Hay que intentar disfrutar, liberarse de las cargas del año y pasarlo bien, pero sólo si nos apetece. Leer el resto de esta entrada »

Más que alumbradas y acertadas las líneas de Ryu Murakami, quien habla de nuestra infectada sociedad, pegando duro sobre la dualidad moral y el servilismo de todos nosotros hacia lo establecido y publicitado. A ver si sabéis de qué país habla antes de llegar a la mitad del texto. Lo jodido es que podría ser cualquiera “civilizado” (qué sonrisa de maldad cada vez que utilizo esta palabra) y especialmente el que mejor conozco, el nuestro.

Leed, releed, pensad y disfrutad. ¡Que no todo en la vida son los placeres mundanos!

“No hay coherencia en la forma en que los padres y otros adultos te responden cuando eres niño. Y eso pasa sobre todo en este país, donde no existen criterios sólidos ni normas para juzgar lo que es importante. Los adultos viven pensando sólo en el dinero o en artículos que tienen un valor económico establecido, como las prendas de diseño. Los medios -televisión, periódicos, revistas, radio y lo que sea- están repletos de informaciones que ponen de manifiesto que lo único que quieren o les preocupa son el dinero y los bienes materiales. Desde los políticos hasta los burócratas, pasando por el trabajador de clase media que bebe el sake más barato en el banco de una terraza popular, todos muestran mediante su forma de vida que lo único que ansían es tener dinero. A veces se dan grandes aires y declaran “que el dinero no lo es todo”, pero lo único que hay que hacer para saber cuáles son sus verdaderas intenciones es obsrvar su comportamiento. Los semanarios serios critican que las chicas de bachillerato salgan en citas retribuidas, pero en el mismo número recomiendan salones de masaje eróticos a precios económicos y soaplands que abren a primera hora de la mañana. Deunucanian la corrupción de plíticos y bur´ñocratas y pero ofrecen consejos infalibles para comprar accciones y prometen transacciones inmobiliarias que son “uan ganga”. Y publican grandes reportajes ilustrados sobre “historias de éxito”, en los que aparecen las mansiones de los potentados de algún cabrón vestido con prendas y accesorios de diseño. Leer el resto de esta entrada »

Algunos son muy optimistas, yo no tanto, por eso trato de disfrutar de estos momentos mágicos durante el mayor tiempo posible y cada vez que se presenta la ocasión.

De dónde viene mi no tan alto optimismo, de la realidad vista con perspectiva. ¿A qué me refiero? Me refiero a que después de los Juegos Olímpicos de Londres (como muchos suponemos) Pau Gasol y Juan Carlos Navarro abandonarán nuestra selección de baloncesto. Y, como afirma Trecet, el “cuatro (4) y el “siete” (7) son la clave de todo esto. Y no sólo porque sean los líderes en anotación (y rebotes, asistencias) del equipo, sino porque lo son espiritualmente y mucho más.

¿Por qué opino que éstas “bajas” serán tan transcendentales para el equipo Ñ? Por razonas tan simples como que los que vienen detrás, siendo grandes jugadores tanto técnica como físicamente, no parecen tener la mentalidad o fuerza mental de sus predecesores. Y no me refiero a los que vendrán como las generaciones posteriores, sino a los que ya están y deben dar un paso al frente. Jugadores como Rudy, Claver, Ibaka, LlullLeer el resto de esta entrada »

En las siguientes palabras de la abuela de la escritora o creadora de historietas se resume cómo debería ser nuestro comportamiento en las situaciones en que alguien, sin querer posiblemente o queriendo pero sin poderlo evitar, nos hace daño. Ésta debería ser nuestra respuesta:

“En la vida encontrarás a muchos imbéciles. Si te hieren, piensa que es su estupidez la que les empuja a hacerte daño. Así evitarás responder a su maldad. Porque no hay nada peor en el mundo que el rencor y la venganza… Mantén siempre tu dignidad, tu integridad y la fidelidad a ti misma“.  (Marjane Satrapi en “Persépolis“; Norma Editorial). Leer el resto de esta entrada »

He tenido la suerte de encontrarme con0 un artículo escrito por un español que vivía en Grecia. Con ellos se arroja algo de luz sobre la verdadera crisis griega, más allá de las trifulcas, la Plaza Syntagma y el habitual sensacionalismo que invade los informativos españoles, para nuestra desgracia.

Espero que os sirva a quienes os pueda interesar como un acercamiento más verídico y personal, pues cuenta la situación de familias, de la gente, de los griegos.

Os enlazo el artículo, que forma parte de una bitácora: Cierre de un negocio.

Espero que el turismo estival les ayude a nuestros amigos griegos a pasar algo mejor su crisis. ¡Suerte!

Los herederos del mundo clásico al borde de la pobreza mientras los países que creen formar Europa (Alemania y Francia) ven esto como una oportunidad de negocios para ellos y sus bancos: ¡¡VERGONZOSO!!

Bueno, un hombre puede cambiar un código por otro, pero no puede eliminar el hábito de la obediencia, ¿sabes?” (Ken Follet en “Papel Moneda“).

Esta frase ha sido rescatada de una conversación entre un empleado de banca que ha ordenado un cheque millonario sin fondos y un amigo. Quien delinque, el primero, intenta explicarle al segundo que sabía que no debía hacerlo, que sabía que era negativo, ilegal e incluso peligroso. Sin embargo, su hábito de obedecer al superior (en este caso su director de banco), le ha llevado a realizar esa acción. Una acción que podría costarle muy caro: su empleo como poco.

Y la pregunta es: ¿realmente somos así?; ¿aceptamos normalmente las órdenes porque nuestra educaicón nos empuja a ello?; ¿cuándo nos rebelamos ante ellas? Leer el resto de esta entrada »

“Busca en tu interior. Hay un rincón al que la bilis de la vida política y el tedio de la vida diaria no ha podido llegar. Es etéreo y sin forma definida, pero podrás localizarlo por su efervescencia. Cuando lo encuentres, sonríe”.

Con esta sabia reflexión acaba un artículo simple y directo escrito por Natalia Martín Cantero, quien en realidad toma las magníficas palabras anteriores de Tilomilo, un “fotógrafo”, por explicarme fácilmente.

Leer el resto de esta entrada »

LICENCIA General de esta bitácora

La Licencia mostrada a continuación es la que se aplicará por defecto y a toda la bitácora en general, a menos que en el artículo o categoría correspondiente aparezca otra licencia que sustituya a ésta. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Por el respeto y el buen uso de NUESTRO IDIOMA

ESTAMOS ASOCIADOS CON…