You are currently browsing the tag archive for the ‘Criticando’ tag.

¿Cómo se hace viral un niño defendido por flores?

Desde hace unos días se ha extendido por la red y por los informativos televisivos el vídeo de un niño y su padre charlando a cerca de los atentados y la respuesta a éstos. A la mayoría ha enternecido ver la sonrisa del pequeño cuando su padre le asegura que ante las armas nos defenderíamos con rosas. Emotivo, sí.

Sin embargo la cuestión es por qué se llega a desplegar este videoclip, qué impulsa el movimiento de esas alas de querer verlo y compartirlo.

En primer lugar es algo simple. Sí, muy simple. Es un mensaje corto, una diminuta conversación entre padre e hijo, quien no parece entender por qué ni de dónde proceden esos ataques.

En segundo lugar… ¡Coño, es un niño! ¿Qué hay más tierno que uno de nuestros infantes mostrando preocupación y tímida sonrisa animada después? Los niños (y las niñas, cuidado, venden, como los cachorros; ejemplo: anuncio papel higiénico). Además, atención, es un niño de una etnia no propiamente europea (al menos hasta hace poco), con lo que nos muestra lo supuestamente abierta, plural y cosmopolita que es nuestra sociedad. Aquí se me escapa una sonrisa ladeada y una mirada de cínica incredulidad.

Pero lo más importante y que aparece en este tercer punto es que deja muy claro que nosotros, occidentales “civilizados” somos los buenos y ellos (los otros) son los malos. Sencillo y directo; para niños y niñas; para ancianos y ancianas. Y ante todo impulso para cualquiera que quiera meterse ahora en la vorágine del patriotismo despechado y sin capacidad crítica que nuestros gobernantes quieren, promocionan y necesitan. Porque que “ellos” hayan atacado a inocentes (gente pacífica y que no tiene una relación directa con sus problemas), no significa que nuestra sociedad occidental tenga más allá de sus fronteras un comportamiento inocente.

Hablemos con un poco más de detalle de las causas de estos actos terroristas… Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Me he vuelto un valiente, que lo sepa todo el mundo. Tan valiente que hace un par de tardes me dio por realizar un “experimento sociológico” en clase. Como bien sabréis, uno de los personajes de moda de la actualidad mediática internacional es el político griego Varoufakis. Teniendo esto en cuenta, me dio por plantearle a mis queridas alumnas (la mayoría de ellas sexagenarias o aún más felices) la cuestión que sigue: ¿qué sabéis de Varoufakis?

Tras indicar alguna de ellas que se trataba del ministro griego de economía (“sí, el calvo que va sin corbata a las reuniones por Europa”), recabamos más información. A saber: Lee el resto de esta entrada »

Estos últimos días, tan entrañables y socialmente correctos, he tenido la ocasión de ver, charlar e intercambiar anécdotas, opiniones e información con gente que habitualmente no tengo cerca, al menos o ante todo, físicamente hablando. Tal vez sea lo más interesante de las vacaciones navideñas (para quienes las disfrutamos) y quizá me haya servido para coger una cierta distancia y analizar si somos quienes éramos, si tanto hemos cambiado o no y -lo primordial- si esta nueva versión mejora la anterior o… Sí, suena como es y es como suena.

Con la ventaja que supone el que por aquí ya no pasa casi nadie a dejarse la vista, me felicito por poder exponer de manera más cruda esas pequeñas luces que a veces se encienden en mi cabeza. Hoy, como va quedando claro: ¡Cómo hemos cambiado!

El coincidir, reunirse, hablar con personas que no ves tan a menudo supone una ventaja respecto a nuestro círculo más cercano y habitual. A saber: los cambios son algo más evidentes, al dejar un tiempo entre encuentro y encuentro, que esas “pequeñas adaptaciones” que sufrimos o promocionamos cada cual en nuestros propios gustos, actitudes, habilidades, compañías, valores… En nuestra personalidad, al fin y al cabo. Lee el resto de esta entrada »

La psicología dice que los seres humanos capaces de posponer las recompensas en lugar de coger el premio en el mismo momento en que se nos da la primera oportunidad tienen más posibilidades de “triunfar” en la vida, o en el modo de vida actual, que te obliga a esperar para recibir los premios (académicos, laborales y demás). Esto está demostrado y, además, estoy seguro de que en algún momento os ha llegado algún video de esos de niños y niñas a los que les ponen un pastel y les dicen que esperen un cierto tiempo y les darán dos en lugar de uno y… Por tanto, supongo que sabéis de qué va esto.

En la vida normal (o social)  lo tenemos asumido (estudiar para obtener un título, para tener un mejor trabajo, etc. no, no os riáis, hubo un momento en que fue así), pero ¿qué pasa con el deporte de élite? Ahí eso no se lleva. Os lo mostraré.

Pongamos como ejemplo a un equipo que todos conoceréis de un deporte que, igualmente, a todos os sonará: FC Barcelona, fútbol. Lee el resto de esta entrada »

Como afirma en esta entrevista el francés Michel Onfray, ante una realidad deprimente, preferimos refugiarnos en la ficción: la novela, la película, o nuestra imaginación, son algunas opciones. Algo que intuimos y que a veces gustamos de hacer: no todo va a ser enfrentarse al mundo y sus problemas. Un paso lateral, respirar, disfrutar de algo no tan real, coger fuerzas y seguir hacia adelante, peleando, serían un gran avance.  Lee el resto de esta entrada »

El año pasado y este están siendo muy fructíferos para mí en cuanto a Literatura leída. Además, en muchos casos, he contado con la fortuna de encontrarme (gracias a recomendaciones, hallazgos y casualidades) con autores que me han resultado frescos y poco miedosos a la hora de construir historias y mostrarlas con sus opiniones propias y las crudezas de sus personajes. Incluso, en ocasiones, me he tropezado con pequeños “discursos” que retratan nuestra sociedad desde un punto de vista personal. Entre ellos, las palabras de Martin Amis que nos hacen visualizar alguna extraña ansia en el comportamiento del ser humano. Todo vuestro.

Todo está trastocado. Los viejos se esfuerzan por ser jóvenes, como han hecho siempre, y como todos hacemos, pues la juventud sigue siendo el modelo. Pero los jóvenes se esfuerzan ahora por ser viejos; ¿y qué supone esto? Guedejas grises, rostros resueltamente pálidos, pasos y gestos de lisiado, maquillajes de bruja de guiñol, muletas, collarines, soportes ortopédicos y luego lo siguiente. Empiezas a preocuparte por el aspecto que tienen tus hijos pequeños. Primero, te preocupas por el aspecto que tú tienes (te conviertes en un objetivo militar o en un póster de protesta), y luego, una vez realizado esto, empiezas a preocuparte por el aspecto que tienen tus hijos pequeños. Peinados imbéciles -púas lacadas-, una especie de efecto de escobilla color nogal. Combinaciones con magentas y marrones, trigo-y-colinabo-. Lee el resto de esta entrada »

Entrada patrocinada por Petros Markaris, que se nos va haciendo famoso en “puntasconresaka” (como si no lo fuera ya) y se convertirá en habitual o algo mejor.

¿Siempre resulta positivo compartir un problema con alguien escuchándonos al otro lado? La sabiduría popular, las series televisivas y el común de los occidentales pensamos que sí, pero aquí llega nuestro comisario favorito para poner en tela de juicio esta creencia tan arraigada. Veamos el caso:

Desde anoche me atormenta un dilema: ¿debo contar a Adrianí y a katerina* que me han apartado del servicio? Por lo general, compartir un problema con alguien es como pedir un préstamo: de momento representa un alivio, pero después hay que pagar a plazos la ayuda recibida. Si confieso el trance en que me hallo, sin duda me sentiré mejor, pero Adrianí se pondrá en pie de guerra para evitar (…) y me someterá a una auténtica represión: Además existen otros argumentos adicionales a favor del silencio:” y nos habla de no querer preocupar a su hija ni crear un ambiente de tensión para recibir -en cena familiar- a la pareja de ésta. Lee el resto de esta entrada »

Algo tal vez muy comentado. Algo tal vez que ha sufrido tal repetición que ha perdido veracidad o importancia. Pero ahí sigue, como una máxima, como una afirmación que sigue sembrando dudas. Dudas a la hora de decir “eso no se hace” o “vamos a prohibir esto o lo otro”, o como empieza a ser muy común “prohibamos esto aunque sea habitual entre la gente”, llevando la contraria a la vida diaria y sus usos.

Nada de ello, sin embargo, me desanima a publicar estas líneas encontradas en “Las aventuras del buen Soldado Svejk“. Un ejemplo más de la manera de pensar y actuar de muchos seres humanos. Abordar lo que se esconde, lo que no se permite, lo que nos situán más lejos o conlleva una pena o castigo.

Compartamos:

Durante mi encierro, sucedieron cosas increíbles en el cuartel. Nuestro coronel prohibió que los soldados leyeran cualquier coas, ni siquiera los diarios oficiales, y en la cocina se prohibió envolver nada con periódicos, ni siquiera las salchichas y el queso. A partir de aquel día, los soldados comenzaron a leer y nuestro regimiento se convirtió en el más culto del ejército. Leíamos todos los periódicos, y todas las compañías componían versos dirigidos contra el coronel. Y, cuando algo sucedía en la tropa, siempre había un benefactor dispuesto a transmitirlo al periódico con el título “Maltratos a los soldados”. Pero con esto no había suficiente. Lee el resto de esta entrada »

Hace ya un tiempo, supongo que unos cuatro años, me encontré con una pintada en un muro de mi ciudad. Un mensaje muy directo y breve, pero cargado, a mi entender, de muuuucha verdad.

“Treinta años, pocos cambios”.

Se refería a estos tiempos de democracia en España. Democracia o lo que se, que diríamos algunos. Y a los escasos cambios reales o positivos que se han producido. No puedo estar más de acuerdo.

En la misma línea y refiriéndonos a lo que se entiende comúnmente por Democracia, así con mayúsculas, y lo que tenemos en nuestro miserable cortijo, esta imagen resume la opinión de muchos, que no sólo la mía.

El espejismo de la democracia española

Quien aún crea que realmente elige entre dos opciones… ¡para qué seguir escribiendo!

Esta foto la he sacado de aquí, el mérito es suyo. Lee el resto de esta entrada »

Este curso (12-13) el Estudiantes está haciendo una buena campaña. La confección de la plantilla, el seguir apostando por algún joven valor, la seriedad en el trabajo y el acierto en las incorporaciones están dando un grato resultado.
Sin embargo, siempre hay una pequeña nube gris en el cielo.
Este verano el equipo (dirigido en lo técnico por Txus Vidorreta) incorporó a Kyle Kuric, un jugador interesante que con honestidad, ganas y acierto cara al aro está ganándose a la afición. Se trata de un escolta fuerte y entregado al equipo.
Por otro lado, Jaime Fernández parecía que tomaría aún más responsabilidad en esta temporada. Claro segundo en la posición de base –por detrás del destacadísimo Granger-, Jaime parecía contar con una buena oportunidad para mostrar todo su talento, que es mucho, e ir aprendiendo en otros aspectos del juego.

Hasta aquí la introducción. Ahora llega el dilema, el causado por el “síndrome Fisher”. Empezada la disputa de la “acb” los técnicos deciden incorporar a Josh Fisher, veterano jugador que puede alternar las posiciones de dos y tres (base y escolta) y que así lo ha hecho en no pocos equipos (Gran Canaria, Bilbao, etc). No creo que os cause sorpresa que comente que a mí personalmente no me gusta este jugador. Lee el resto de esta entrada »

Llegó un momento en que  el ser humano en su ansia de crecer como especie y de “correr” en pos de una supuesta y mal entendida prosperidad materialista se olvidó del entorno, que no sólo le entregaba todos sus bienes, sino que -además- lo sustenta y es a la vez quien equilibra la balanza del futuro. Así, en lugar de depararnos un futuro posible, sano, sostenible y natural, surgió la opción hacia la que nos encaminamos a toda velocidad: un futuro oscuro, de espaldas a lo natural, rodeados de humo, insostenible por haber agotado muchas de las materias primas que nos son necesarias y todo lo demás con lo que ni os quiero aburrir, ni pretendo parecer un agorero por nombrarlo.

En este artículo, breve de palabras pero extenso en lucha e intenciones naturalistas, pretendo compartir algunas de las canciones que recuerdo como “ecológicas”. Sí, esas con perfil de reconocimiento de todo aquello que nos da la Naturaleza, de protección de nuestra Madre global, de denuncia de malas prácticas por nuestra parte, de cariño a quien nos acoge en su seno y nos alimenta.

Y, como digo, os dejo estas escasas canciones, con la idea de que vosotros mismos añadáis más, aquellas que hablan de nuestro maltratado planeta pero que traten de transmitirle amor o de poner énfasis en la lucha pro cambiar nuestros hábitos consumistas y aniquiladores de especies y suelo.

Comenzamos…

… con “Tierra Trágame” de Celtas Cortos (videoclip no-oficial con hermossas imágenes de nuestro planeta).

Lee el resto de esta entrada »

Sí, vamos haciendo un sucinto resumen de los golpes que en tan sólo tres jornadas ya me he llevado.

Empezó hace unas semanas la andadura del Castra Servilia en el Trofeo Diputación. Tres partidos, cuatro golpes. Quizá el sueño de cualquier traumatólogo (siempre que no le ocurra a él), pero unos números extraños y exagerados para un jugador de baloncesto. Y no, no es que yo sea precisamente la estrella del equipo y por eso… me aticen.

Siendo sinceros e incluso realistas, he de afirmar desde ya que los golpes de los dos primeros partidos fueron fortuitos. Los rivales: Resina Grow y Casar de Cáceres. Zonas afectadas:

  • contra los primeros, cuello y mandíbula tras dos choques entre frontales y laterales por propio ímpetu -uno- y al realizar un bloqueo -otro-. Secuelas, ligero mareo repentino de poca duración y dolor de mandíbula uno o dos días. Nada muy allá. (Golpes 2 – Isra 0).
  • contra los que les siguieron, los segundos: golpe fortuito sobre parte baja de la ceja y ojo izquierdos. Por intentar presionar una salida en contraataque del rival y arriconconarlo. Mala suerte. Secuelas: cicatriz bajo mis nutrida ceja, moratón en la piel que rodea al ojo y alguna “salpicadura” de sanfre dentro del globo ocular. La cicatriz será para siempre (decora). El susto, interesante. Pero nada más.

Ahora vamos con lo que ya “no gusta tanto”. El cuarto golpe (2+1+1) se produjo el fin de semana pasado. Contrario: Arroyo. Jugada: rebote defensivo favorable y posibilidad de contraataque. Salgo en bote y driblo a un rival, él – con intención de matasanos- saca su rodilla que me impoacta a la altura del muslo, poco por encima de mi rodilla derecha y me impide seguir avanzando. El rodillazo propinado por un tipo que pesará unos 30 kilogramos más que yo, me lleva al banquillo. Consigo acabar el partido (mermado y con molestias), a pesar de que el golpe me lo llevo en el primer cuarto, al final del mismo. Secuelas: varios días sin poder entrenar, ni siquiera correr; dolor en la zona; dolor más agudo durante  esa misma noche del sábado y el mismo domingo, con dificultad para caminar esos primeros días.  Concluyendo: casi una semana en el dique seco. Lee el resto de esta entrada »

Este artículo trata sobre una conversación tenida hace unos días con una fisioterapeuta y las reflexiones que le siguieron allí mismo y que posteriormente al venido iluminando mi cabeza. Si alguien espera algo relacionado con los recortes en Sanidad, con el aplastamiento de derechos de usuarios y trabajadores de dicho sector o algo parecido, puede abandonar ya esta lectura. El título reza SALUD, no Sanidad. Ese tema es otro. Este, a mi entender, más interesante.

Charlábamos cerveza en mano del caso de una mujer mayor, o anciana, que sufría, sufre y sufrirá de artrosis en sus rodillas. Mi amiga, la fisioterapeuta, le decía que ella la podía tratar para que mejorase, pero que de poco o nada iba a servirle a la susodicha paciente mientras no llevase a cabo algunos cambios o mejoras en su vida. Entre ellos se le ocurrió mencionarle -¡¡gran pecado y la peor de las noticias!!- que debería reducir su ingesta de alimentos, especialmente aquellos que son altos en grasas. También le recomendó hacer algo de ejercicio, del estilo caminar, dar paseos al atardecer con la luz del otoño dibujando sombras en su cara… Evidentemente, la mujer no lo tuvo claro. Respuesta aproximada: “es que a mí me gusta mucho comer”, a lo que añade: “y los bocatitas de patatera no me los voy a quitar”. ¡¡Dios mío, la entiendo!! ¡Patatera, manjar de dioses extremeños! ¡Energía de héroes lusitanos! (Una plegaria por Viriato). Y lo de “andar”… para qué contaros, que eso cansa, que se está mejor sentada viendo la tele, escuchando las chillidos entre personajes de la caja negra (ahora estrecha caja negra) y llenándose la cabeza de tremendas historias noveladas de ayer y hoy. Lee el resto de esta entrada »

Aquella sociedad que premia a quienes menos se esfuerzan no puede mejorar.

La noticia: Mil euros para aquellas personas de entre 18 y 25 que se matriculen en Secundaria y consigan su título.

Otros puntos de vsita:

Por mi parte, con lo apuntado al inicio… no vaya a ser que diga alguna brutalidad.

Un problema demasiado habitual en la gente es pensar que aquello que desconoce no merece la pena.

La primera: ¿tiene sentido que una región quiera su independencia del país / estado al que pertenece si en realidad suspira por incluirse en un grupo de países que forman un conjunto superior y muchas de sus decisiones las tomará este conjunto y no los políticos  de su neopaís? Sí, me refiero al “caso catalán” y a la supuesta mayoría que quiere caminar de espaldas al resto de españoles. ¿Sirve de algo esa supuesta independencia cuando la economía, los recortes y tanto más lo va a imponer la UE? Me temo que no mucho. Es como decir que por ser de un barrio de una ciudad no te afecta o importa que los sueldos mínimos los fije un estado central.

¿Tiene sentido que para ciertos sectores del gobierno todo aquél que se manifieste y no sea contra la ley del aborto sea considerado antisistema (de mierda, no me ahorro el apellido), extremista o radical? ¿Se le podría llamar lo mismo a quienes se manifestaban hace ya más de treinta años para salir de una dictadura, por ejemplo?

¿Tiene sentido que se compren pizarras digitales y se hagan cuentas para tener cuantos menos docentes mejor? ¿Que se gaste en esto y una baja no se cubra mínimo hasta los quince días, por ley? ¿Que se reduzcan las becas y se adquieran estos aparatos que alguno habrá pensado que por sí solos enseñan o mejoran los resultados de los alumnos y-as? Lee el resto de esta entrada »

Rescato esta reflexión de la boca de uno de los personajes secundarios de “Contrarreloj” (Eugenio Fuentes, 2009) y os invito a su lectura y a pensar en ello:

Siempre he creído que hay dos juguetes imprescindibles para cualquier niño: un balón y una bicicleta. El balón para jugar en equipo y aprender a respetar al adversario, a cumpliar las reglas pactadas y a evitar tanto la humillación como la arrogancia, y la bicicleta para aprender el valor del sacrificio individual y del esfuerzo y del dolor y para conocerse a sí mismo.”

Como decía estas palabras son soltadas al aire por un personaje, el abuelo de un ciclista. Y él mismo se las cuestiona después. Y, precisamente, a eso vengo yo, a cuestionar algo que parece tan evidente. Lee el resto de esta entrada »

A pesar de ser una idea que me venía ya rondando la testa durante algún tiempo, estos últimos días ha vuelto con más fuerza y se ha hecho tan contundente y cristalina que no me queda más remedio que compartirla con ustedes.

Uno se sienta frente a su televisor y espera ver noticias deportivas mientras come (de las otras mejor ni entererse), pero, por el contrario, esto cada vez se ha vuelto más y más difícil. Llegando a ser casi imposible. Uno ya no habla de que sólo se trate al fútbol como deporte del que merecemos saber algo, si no de que ya ni siquiera se habla de fútbol o de cualquier otro deporte. De lo que  se “informa” es del amarilleo y de todo lo que sucede alrededor del mundo del deporte (o del fútbol)  olvidando realmente lo que interesa o debe interesar al telespectador, el deporte en sí.

Esta semana el caso se ha vuelto insoportable. Con el gran notición “la tristeza de Cristiano Ronaldo” hemos tocado techo, espero. Ni me importa lo que le ocurra a este magnífico jugador; ni me importa si Messi se tuerce una uña; a quién le dan un premio Príncipe de Asturias del Deporte; menos aún con quién sale Pau Gasol, o si los argentinos se mofan de los calzoncillos de Nadal. Lo que me hace encender el aparato, buscar un canal que -en principio y en teoría- cuenta con un espacio de información deportiva es saber a cerca de la actualidad de los distintos deportes. Nada más. Lee el resto de esta entrada »

El pasado lunes se dio una de esas casualidades absurdas que acaban resultando muy provechosas. Tras mi acostumbrada siesta, me dispuse a tomarme un café cambiando de canal en canal en mi televisor. Llegué a uno de los actuales canales de cine y me encontré con “Pleasanville” (información y sinopsis). A pesar de su inicio, algo ilusorio y más propio de la ciencia ficción o de una película para edades tempranas, pronto me asaltó la curiosidad y comencé a disfrutar de la obra de Gary Ross.

La cinta trata del inconformismo, la libertad, los caminos distintos y la lucha por todo ello, con todo lo que implica: esfuerzo, rupturas, encontrar enemigos y opositores, etc. En el caso de este largometraje, se sitúa a los protagonistas en una supuesta sociedad perfecta Lee el resto de esta entrada »

“… Los vicios de moda pasan por virtudes” Moliére, “Don Juan“.

Creo que no merece la pena añadir ninguna reflexión propia.

Os enlazo, eso sí, otras frases del dramaturgo francés que os pueden resultar interesantes. (¡Más!) Lee el resto de esta entrada »

En muchas ocasiones es mucho más fácil destruir o echar abajo algo que construirlo.

En nuestro país, desde hace muchos muchos años (algunos creo recordar que sitúan este fenómeno en el primer cuarto del siglo XX) se ha venido desprestigiando el trabajo de los empleados públicos. El famoso “vuelva usted mañana” (forjado en alguna anécdota de su autor) encontró rival en el “seguro que están tomando café” (más actual, parece) y se ha hecho común el pensamiento de que cualquier persona que trabaje en un ente público se pasa la mitad de la jornada en alguna cafetería o echándose un cigarro en la puerta en lugar de atender a su trabajo. Algo falso, pero muy repetido por quienes pasan a hacer gestiones en un organismo público (¿Jamás nadie ha pensado que el funcionario o funcionaria puede estar a. sacando algún documento de un archivo; b. reunido/a con un superior; c. atendiendo en otro puesto, etc?)

Pero dejando a un lado todo este “acerbo” de faltas de respeto tan populares, vayamos a lo que hemos venido a contar: ese desprestigio (patrocinado además por las esferas dominantes y la clase política en general) se acaba utilizando como medida de presión en cuanto se estima necesario, que suele ser a las primeras de cambio. De hecho, ante la deprimente situación económica que ha vendio sufriendo España en estos últimos años, lo primero que hizo el gobierno central y secundaron las administraciones autonómicas, fue congelar y reducir los ingresos, sueldos, de los empleados públicos. Así de claro, que para eso han sido los causantes de la burbuja inmobiliaria y quienes se han enriquecido con ella (¡madre mía!). Lee el resto de esta entrada »

Sin más preámbulos, una pregunta algo larga pero que cuestiona totalmente la forma de gobernar actual en nuestro país: ¿Se puede considerar dictatorial la imposición de decisiones por parte del partido político gobernante que van contra su programa y promesas electorales, es decir, en contra del programa que eligieron sus votantes y les ha llevado al gobierno?

Para mí, no hay duda. Y si tenemos en cuenta además, los índices de abstención en las últimas elecciones y los votos que no fueron a parar a dicho partido político, podremos asegurar -sin miedo a equivocarnos- que Mariano Rajoy está gobernando en contra de lo que votaron los ciudadanos de su país, y, por tanto, imponiendo sus resoluciones obviando lo elegido por el pueblo.  Lee el resto de esta entrada »

Kostas Jaristos, el protagonista de varias novelas de Petros Markaris, necesita cambiar el coche. Le convence de ello su mujer. Pero habiendo llegado a esa decisión, las dudas asaltan ahora su cabeza con otro dilema: ¿qué coche elegir? Y decide pedir consejo. Leamos las palabras del autor sobre lo que le ocurre al bueno del policía griego:

Al final me convencí de que el Mirafiori tenía ya cuarenta años (…)

Si con esa decisión se acabaron , o al menos menguaron mis tormentos psicológicos, mis suplicios como comprador no hicieron más qu empezar. No sabía qué coche comprarme. Cuando no sabes, preguntas. Y cuando preguntas acabas haciéndote un lío“. Lee el resto de esta entrada »

LICENCIA General de esta bitácora

La Licencia mostrada a continuación es la que se aplicará por defecto y a toda la bitácora en general, a menos que en el artículo o categoría correspondiente aparezca otra licencia que sustituya a ésta. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Por el respeto y el buen uso de NUESTRO IDIOMA

ESTAMOS ASOCIADOS CON…