You are currently browsing the tag archive for the ‘Experiencias’ tag.

En ocasiones encuentras lugares que te parecen mágicos al buscar otros que cuentan con la fama y el reconocimiento. Este ha sido el caso de una playa original y menos conocida que aquella a la que realmente me interesaba llegar. Dejé a mi espalda la popular playa de Stavros (Xania, Creta) para encaminar mis pasos hacia el oeste, siguiendo el sendero que rodeaba una urbanización. En cuanto giré tras pasar su punto más al norte, se abrió ante mi un extraño paisaje en que la piedra porosa había sido recortada y sometida a su explotación y una ligera flora de arbusto bajo. Poco más allá del reclamo de otra playa, el mar y el atardecer, descendiendo ya.

Unos pasos después estaba rodeado de formaciones rocosas, unas oradadas por el mar, otras trabajadas por mano humana. Y allí, en el fin del mundo, casi nadie. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

El mundo está hecho para las malas personas. Nosotros somos buenos. ¡A ver cómo arreglamos esto!

 

(Reflexión al despertar de una siesta que no he dormido).

No se puede decir que de todas las películas saquemos algo. Ni siquiera que la mayoría nos gusten (ni mucho menos), ni tan siquiera que lleguemos a soportarlas. Sin embargo, en ocasiones se dan momentos de lucidez o nos golpea una frase y nos apetece incluso, fíjese usted, compartirla con los demás.

Eso sucedió hace ya algunos meses a mi personita, mientras veía El primer día del resto de tu vida.  La luz:

“No puedes dejarlo todo para mañana, porque un día tendrás tanto que hacer que no tendrás suficiente ni con el resto de tu viva”.

Lee el resto de esta entrada »

Acabó un nuevo año. Una fecha más. Y comienza otra “señal”.

Ha sido un tiempo productivo, pero quizá agotador, duro y de querer abarcar más de lo que uno (conociéndose, Aristóteles, conociéndose) puede llegar a asumir y realizar.

Para 2014… para dos mil catorce, tomar decisiones. Abandonar ciertas actividades en beneficio de otras. Elegir, muy difícil para mí. Anteponer algo a otro algo, o priorizar, que me dijeron hace poco. Palabras que, como digo, no son de las que al tratar de convertirlas en hechos se me dan bien.

El cambio debe producirse dentro de mí. Respirar, planificar, repensar, realizar, tener pausas y cambios a actividades no sólo distintas sino “saludables”, volver sobre lo que elegí querer o quise elegir y empezar de nuevo. Esto aplicado a cada “proyecto” ralentizará mucho cada uno de ellos, de ahí el priorizar, desistir de, o -ciertamente- abandonar algunos de ellos. Hasta otro momento quizá, sí, quizá sea más un “hasta luego” en algún caso que un “adiós”, pero mano agitándose en un puerto también será una imagen que se dará y ya planea en mi cabeza.

Lee el resto de esta entrada »

Sí, algo así como el “caminante no hay camino, se hace camino al andar” (de Antonio Machado) es lo que viene a decirnos Álvaro Mutis, escritor colombiano fallecido hace escasas fechas.

“porque toda la vida he emprendido esa clase de aventuras, al final de las cuales encuentro el mismo desengaño. Si bien termino siempre por consolarme pensando que en la aventura misma estaba el premio y que no hay que buscar otra cosa diferente que la satisfacción de probar los caminos del mundo que, al final, van pareciéndose sospechosamente unos a otros. Así y todo, vale la pena recorrerlos para ahuyentar el tedio y nuestra propia muerte, esa que nos pertenece de veras y espera que sepamos reconocerla y adoptarla”. Lee el resto de esta entrada »

Pudiera entenderse como una plaga, pudiera ser fruto de la casualidad, pudiera tomarse como una moda (pasajera o no), pero lo cierto es que empiezan a rodearme niños, niñas, entiéndase “bebés”. Al anuncio de las bodas uno ya se ha ido haciendo, poco a poco y a base de repetir (aun cuando las barras libres se empeñen en no dejarme recordar demasiado), pero no esperaba que la pequeña plaga de embarazos, sus posteriores partos y las sonrisas bobaliconas finales que a todos nos decoran la tez aun sin pretenderlo ni darnos cuenta, fuese algo tan manido.

El caso es que cada cierto tiempo se están dando anuncios de este tipo entre amigos y amigas, familia y gente que me rodea o dan vida a mi entorno. Y la alegría se expande por esas vidas mientras esperan, alumbran y disfrutan a sus peques. ¿Quién nos iba a decir que la descendencia da más alegrías que las mascotas? (A corto plazo… casi cualquiera). Lee el resto de esta entrada »

Como ya comenté aquí mismo en algún artículo anterior, hay gente estupenda, maravillosa y especial. Y no son minoría, no. Simplemente cuesta mostrarse así, pero son muchas estas personas. A pesar de lo feo del panorama (social y económico), a pesar de que nunca tenemos tiempo de nada, a pesar de nuestros maloshumores o de tantos otros detalles, con darnos la oportunidad de enseñar nuestra cara buena, con tener un instante de tranquilidad y cercanía con los demás, somos capaces de hacer llegar esa idea de persona maravillosa a cualquiera.

Démonos la oportunidad, respiremos un poco más, mostremos nuesta mejor cara. No estemos esperando a que nos lo pongan fácil para llegar a ese nivel, luchemos con nosotros mismos y nuestras circunstancias por estar siempre más cerca de esa realidad que de la otra, nuestra cara apática.

Abrazos y disfrutemos de nuestros días.

Nadie sabe si siempre ha sido así. Nadie vive eternamente para traernos un testimonio real que nos muestre esa realidad sostenida en el tiempo. Pero algo sí es cierto. Esto sucede. Está sucediendo. (A algunos) nos está sucediendo.

Mujeres y hombres, hombres y mujeres. Todos mal-llevamos el paso del tiempo. Unas y unos más que otras y otros. Quienes siempre han gozado del favor del público, aquellas personas a quienes nunca les ha faltado alguien que les mire al entrar en una oficina, en un aula o en un bar, lo sufren más. El tiempo hace su camino, sin mirar atrás y sin preocuparse de los demás. Los cuerpos, a merced de la ley de la naturaleza y su pacto con el tiempo, van “debilitándose”, van perdiendo atractivo, van dejando de interesar al nivel que llegaron a ser admirados y demandados por la mayoría. Y más pronto que tarde llega la puntilla: otros rostros, otras caderas, otros escotes, otros hombros, otras bocas y labios, otras personas al fin, ocupan de repente esa atención. Las miradas se dirigen a ellas, antes, en primera instancia, y después vuelven a “nosotros”, pero sin la alarma de la atracción tan encendida, más bien acostumbrada, habituada a “nuestra” presencia, nuestra belleza, en fuga. Lee el resto de esta entrada »

He sido feliz teniendo pareja. He sido feliz estando solo. Creo que lo importante es disfrutar de lo que tenemos y no estar pensando en lo que nos falta. Lee el resto de esta entrada »

Durante nuestra vida muchas veces damos gran importancia a detalles que no la tienen, que son pequeñeces. Sin embargo, en otras muchas ocasiones lo importatne pasa de largo sin que le concedamos el tiempo y oportunidad que merece. Saber interpretar si es transcendente o no cada decisión que debemos tomar, cada pequeña vivencia cotidiana es muy complicado, pero nos ayudaría mucho. Es, al fin y al cabo, la base de  nuestra felicidad. Lee el resto de esta entrada »

Sí, vamos haciendo un sucinto resumen de los golpes que en tan sólo tres jornadas ya me he llevado.

Empezó hace unas semanas la andadura del Castra Servilia en el Trofeo Diputación. Tres partidos, cuatro golpes. Quizá el sueño de cualquier traumatólogo (siempre que no le ocurra a él), pero unos números extraños y exagerados para un jugador de baloncesto. Y no, no es que yo sea precisamente la estrella del equipo y por eso… me aticen.

Siendo sinceros e incluso realistas, he de afirmar desde ya que los golpes de los dos primeros partidos fueron fortuitos. Los rivales: Resina Grow y Casar de Cáceres. Zonas afectadas:

  • contra los primeros, cuello y mandíbula tras dos choques entre frontales y laterales por propio ímpetu -uno- y al realizar un bloqueo -otro-. Secuelas, ligero mareo repentino de poca duración y dolor de mandíbula uno o dos días. Nada muy allá. (Golpes 2 – Isra 0).
  • contra los que les siguieron, los segundos: golpe fortuito sobre parte baja de la ceja y ojo izquierdos. Por intentar presionar una salida en contraataque del rival y arriconconarlo. Mala suerte. Secuelas: cicatriz bajo mis nutrida ceja, moratón en la piel que rodea al ojo y alguna “salpicadura” de sanfre dentro del globo ocular. La cicatriz será para siempre (decora). El susto, interesante. Pero nada más.

Ahora vamos con lo que ya “no gusta tanto”. El cuarto golpe (2+1+1) se produjo el fin de semana pasado. Contrario: Arroyo. Jugada: rebote defensivo favorable y posibilidad de contraataque. Salgo en bote y driblo a un rival, él – con intención de matasanos- saca su rodilla que me impoacta a la altura del muslo, poco por encima de mi rodilla derecha y me impide seguir avanzando. El rodillazo propinado por un tipo que pesará unos 30 kilogramos más que yo, me lleva al banquillo. Consigo acabar el partido (mermado y con molestias), a pesar de que el golpe me lo llevo en el primer cuarto, al final del mismo. Secuelas: varios días sin poder entrenar, ni siquiera correr; dolor en la zona; dolor más agudo durante  esa misma noche del sábado y el mismo domingo, con dificultad para caminar esos primeros días.  Concluyendo: casi una semana en el dique seco. Lee el resto de esta entrada »

Un problema demasiado habitual en la gente es pensar que aquello que desconoce no merece la pena.

Kostas Jaristos, el protagonista de varias novelas de Petros Markaris, necesita cambiar el coche. Le convence de ello su mujer. Pero habiendo llegado a esa decisión, las dudas asaltan ahora su cabeza con otro dilema: ¿qué coche elegir? Y decide pedir consejo. Leamos las palabras del autor sobre lo que le ocurre al bueno del policía griego:

Al final me convencí de que el Mirafiori tenía ya cuarenta años (…)

Si con esa decisión se acabaron , o al menos menguaron mis tormentos psicológicos, mis suplicios como comprador no hicieron más qu empezar. No sabía qué coche comprarme. Cuando no sabes, preguntas. Y cuando preguntas acabas haciéndote un lío“. Lee el resto de esta entrada »

Recordamos algunas reflexiones de este “narrador del siglo XX”, este polaco que quiso mostrarnos el mundo tal cual, inmiscuyéndose en sus intrahistorias, intentando entender además de registrar los hechos. Tratando siempre, Kapuscinski, de poner por delante de todo los hechos. Y no vamos a empezar con “Ébano“, tremenda obra donde se retrata la complejidad de un continente, el africano,  y -sobre todo- cómo se puede inventar una guerra racial entre personas de una misma raza. Eso lo dejamos para otra ocasión.

Prefiero, hoy, como homenaje a este escritor el día de su nacimiento, rescatar algunas declaraciones o reflexiones sobre nuestro mundo, los cambios que estamos viviendo (o ya se han producido) y cómo nada es lo que nos cuentan. Para iniciarnos, unas líneas sobre la juventud, esa parte de nuestra sociedad, tan importante a la que siempre miramos con cierto reparo.

Y afirma R.K. lo sieguiente: “En efecto, los jóvenes, por definción, están destinados a vencer. ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que son más jóvenes, y por eso mismo pertenecen a una época y una civilización en las que quien es más viejo es ya incapaz de seguir su estela. Mi sugerencia es, por tanto, la de no olvidarlo y, en lugar de combatirlos ciegamente y sin hacer ningún esfuerzo por ver las cosas desde su pespectiva, intentar antes que nada una solución de compromiso. No hay otra vía. Vencerán, de todos modos; aunque sólo sea porque cuando estemos muertos y enterrados ellos seguirán aquí. Quien sigue creyendo que la experiencia acumulada o los éxitos obtenidos tienen que proporcionar automáticamente el respeto y la aceptación de los demás, se equivoca de todas formas. (…) La edad hoy en día es una carga. Desde siempre, en tiempos de crisis y grandes cambios (…) se asiste a la liquidación de las estructuras jerárquicas precedentes. (…) De hecho adultos y ancianos, no quieren darse cuenta y aceptar la nueva situación, y permanecen aferrados a un privilegio de datos personales que ya no tiene razón de ser. (…) Y no me refiero solamente a la distancia que existe entre un quinceañero y alguien de sesenta y cinco años, sino también a la diferencia abismal que existe entre un quinceañero y quien tiene veinticinco. La relación entre generaciones nunca ha sido tan dramática y precaria como ahora“. Lee el resto de esta entrada »

No es una sorpresa, no. El pensamiento mágico está presente en todas las personas, culturas y edades, sí. Y éste determina, por ejemplo, que ante algunas casualidades queramos detectar una evidencia de nuestro sino. ¡Cómo nos gusta creernos importantes y que el mundo gira tomando nuestro ombligo como radio! Pero no es así. Y para explicároslo mejor, tiro de un escritor. Como dijera Bunbury “antes que nosotros lo dijeron otros mejor”.

“- Y así ocurre con todas las casualidades- dijo mi viejo.
(…)

– Veamos un ejemplo sencillo: me pongo a pensar en un amigo y, justo en ese momento, me llama por teléfono o llama a la puerta.
Mucha gente cree que una casualidad como ésta se debe a algo “sobrenautral”. Pero, otras veces, también pienso en este amigo y él no aparece por eso en casa. Y, adeás, en muchas ocasiones me llama sin que yo haya pensado en él. You see?

Asentí. Lee el resto de esta entrada »

Siguiendo las noticias es fácil que caigas en una depresión de esas de no levantarte hasta después de morir por ella y “resucites” siendo un zombi, algo muy de moda, por cierto. Pero también -en muy raras ocaciones- se encienden luces. Alguna persona comenta algo interesante, das con un programa que merece la pena 8echad un vistazo a la2 de vez en cuando) o reponen algo bueno (Oros, Copas…). Lo que pretendo compartir hoy pertenece al primer caso. Y éste su homenaje y la cola que ha traído, por así decirlo.

Estás tan tranqui en tu sofá heredado y de repente, tratando el tema de los tres famosos de Oriente… “Estamos en la última infancia“, afirma una mujer mayor entrevistada en plena calle justo la mañana antes de la cabalgata. Y te sonríes. Casi te parte la cara de dos en dos esa sonrisa (tipo canadiense “SouthPark”). “Será… ¡Qué mujer!” Y sí, qué mujer y qué actitud: esa es la actitud, esas son las ganas, esa es la idea. No podemos convertirnos en viejos prematuros. Al contrario, debemos ir hacia esa infancia de largo recorrido. Y es que parece más que evidente que el secreto de la eterna juventud está en la jodida cabeza. ¡¡Ni siquiera el “rooibos” es tan fuerte y tiene un efecto tan bestial!! jajajaja…. Lee el resto de esta entrada »

Estas líneas, estas palabras y este artículo están dedicadas o destinadas a las personas que toman un segundo (tercer, cuarto…) camino en sus vidas y se lanzan a ello con valentía, dejando atrás su pasado. No hablo de sentimientos o, perdón, no estoy hablando de relaciones sentimentales ni nada parecido. Estoy tratando los proyectos, las vueltas atrás como caminos hacia el futuro y los entresijos del destino y su aprovechamiento óptimo o, como poco, positivo. Y sí, me pondré como ejemplo. En realidad, sólo un pequeño pasaje de mi vida.

Pasan los otoños y vienen otras primaveras, ¿cierto? Y en unos y con otras se nos presentan nuevas oportunidades, nuevas oportunidades para teenr arrojo, hacer algo con lo que no nos atrevimos, emprender proyectos sin cobardía y demás. Y en una de éstas me encontré yo hace ya muchos años. Lee el resto de esta entrada »

Hay quien afirma que lo importante en la vida suele ser gratis. Y mucho de verdad hay en ello. Aunque todo tenga su coste, pero no tiene porqué ser en dinero en lo que se produzca “el intercambio“.

He vuelto a competir -como aficionado, por supuesto- y todo huele a positivo.

Pertenecer a un proyecto o equipo. Entrenar con el resto de compañeros. Compartir lo aprendido; intentar mejorar uno mismo y ayudar a los demás; intercambiar puntos de vista u opiniones; apoyar a quien lo necesite… Como habéis leído hasta aquí, aún no he mencionado “nada físico”, es decir, aún no he hablado del componente deportivo del deporte: curioso, o más que eso. Lee el resto de esta entrada »

Hola, gente.

Hoy. Hoy es uno de esos días en que todo se empeña en salir mal. ¿Todo? Sí, eso parece.

Mi intención, intenciones, para esta mañana eran: comprar comida, ir al gimnasio y escribir una entrada en esta bitácora. Después, comer y echarme un rato antes de ir al trabajo.

La realidad; otra.

Para empezar, en cuanto me he levantado ya he podido advertir que no tenía agua corriente. Al tirar de la cadena previa micción, ha sido evidente que sólo era un hilillo de agua el que se arrojaba cuesta abajo en el inodoro.

Bueno, no pasa nada. O no mucho, pues como pensaba ir al gimnasio, me ducho allí después de hacer el paripé y solucionado.

Desayunando he tenido la lucidez de enganchar “euronews” (en el canal cateto de aquí; uno de esos que tanto dinero nos cuesta a los contribuyentes) y he acertado: han informado de que los países balcánicos que formaron Yugoslavia han fundado un Foro para los Refugiados común. Todo un logro teniendo en cuenta la tensión en la zona, que aún dura tras la Guerra de los Balcanes. La verdad es que me había parecido la noticia positiva del día, y me he puesto a escribírosla aquí. Pero… pero, pero, pero… la mañana tenía otros planes para mí. Porque mi espíritu de “mucho-abarca-y-poco-aprieta” me ha llevado a simultanear la composición del artículo con la creación de un nuevo blog; en este caso para la biblioteca del centro. Así que… al acabar de “montar” la bitácora bibliotequera y cerrar sesión, las líneas sobre los refugiados han desaparecido en “puntas con resaka”. Nada, ni rastro, ni siquiera una de esas copias incompletas que se supone que “wordpress” genera cada poco. ¡Me he cagado en todo, claro! Lee el resto de esta entrada »

Nuevos tiempos, viejos vicios.

Pasan los años, más rápido de lo que a algunos nos gustaría, y volvemos a caer en viejas actividades que nunca se fueron de nuestra cabeza. Y eso que el cuerpo… ya no es lo que era, por decirlo suave.

Sí, señores, volvemos a las canchas; a las de baloncesto, sí; todas mis personalidades y yo mismo. Espero que este “resurgir del guerrero” sea provechoso para mi equipo y que lo haga, al menos, medio bien.

Mientras tanto y para calentar motores e ir poniéndonos las pilas, quería compartir con la gente que se acerca a este trocito de mí, una cancionaka. Fue el tema que nos inspiró o dio suerte (a otros aguerridos y a mí mismo) hace ya algunos años. El Sauzal (Tenerife), torneo 3X3 de la Villa del mismo nombre. Último partido de grupos. Nos enfrentábamos contra los líderes y debíamos ganar para pasar ronda. Le pedí al “dj” de la organización que pinchase este tema justo en los tres minutos finales del calentamiento y boilá… Se nos activó la mala leche y las ganas de dejarnos la piel. Se venció y… nos jodió el basketaverage. ¡Pero ese gustazo no nos lo quitó nadie! Lee el resto de esta entrada »

Corría la tarde del 16 de septiembre de este año (aniversario de la muerte de Maria Callas por cierto) cuando un tal J.C. Navarro me dibujó una sonrisa a base de triples, “bombas”, canastas estratosféricas tras bloqueo… y esa misma sonrisa seguía y se volvía aún más grande el domingo, dos días después, tras vencer en la final a Francia.

Sí, otra vez estoy hablando de baloncesto, y de esta panda de (…) que tan felices nos hacen a algunos. Y esa felicidad, estúpida supuestamente, ha continuado. ¿Por qué ? No sólo porque el ser humano sea así -simple como una semilla cualquiera, al menos la mayoría de los hombres- sino porque además se daban algunas circunstancias más, que no me restan nada de simpleza. Y son: cambio de trabajo (misma o similar labor en distinto lugar y con distinto “público”); avances en proyectos que se han y están alargando demasiado en el tiempo; nocturnidad y ocio fácil. Y, por supuesto, nuestro oro, porque es nueeeestro, sí. Es lo que tiene ser simple o coger una racha positiva, que todo parece ir hilado, aunque sospeches que no tanto: con no prestar suficiente antención…

Y, nada, esto es todo. A seguir bien todo el mundo, espero, y a escuchar una “cancioncita” que viene al pelo:

Lee el resto de esta entrada »

Por circunstancias me he visto pasando la semana santa -al completo, sí- en Cáceres o, mejor dicho, en casa. Esto me ha permitido tener mucho tiempo: tiempo para “bricolear”, tiempo para ver televisión, tiempo para compartir con amigos… Tiempo.

Y a pocos días de acabarse este descanso o relajación tan estupenda, se me encendió la bombilla. Nunca he creído que el trabajo sea necesario, ni mucho menos un mal necesario. Sólo es una ocupación, y la mayoría de las veces, una ocupación con fines lucrativos: un sueldo. La mayoría de la gente no sólo no trabaja en aquello para lo que se ha preparado, ni mucho menos en lo que le gusta. Trabajamos en lo que surja. Ahora mismo es muy así en demasiados casos, por desgracia. Y, además, el INRI se hace enorme, esta tarea nos lleva mucha buena parte de nuestro tiempo, de nuestra vida. Junto con dormir, la actividad que más nos ocupa. Y, me pregunto, para que todos lo “oigáis” ¿es necesario? No. Lee el resto de esta entrada »

Este artículo trata de ser una transcricpión de los pensamientos tal cual que fueron apareciendo en mi cabeza hace algunas fechas y la valoración de lo que sucedió y sucede, algo posterior. Seguro que el recuerdo de ellos me traiciona un poquito, pero no tanto como para faltar a la verdad o alejarse de ella. Espero que quede fresquito y espontáneo, que es de lo que se trata. Y que nos haga reflexionar un poquito sobre los brutos que somos volante en mano.

Situación: algo más de las dos de la tarde (14h), el menda al volante tratando de volver a casa desde el trabajo. Zona residencial y comercial de Cáceres. Salgo de una pequeña curva y veo cómo un coche va acercándose a un “stop”, por lo que tengo preferencia, sin mucho ánimo de frenar. Por si así pensase actuar, dejo de acelerar. Efectivamente, se salta la señal de “stop”. Y compruebo que en este caso es una mujer. Dónde irás con tanta prisa, si hay una cola de coches y no vas a poder correr. Me situó detrás siguiendo su marcha y de repente pega un frenazo, ¡Madre!  ¿Y ahora? Respuesta, un coche aparcando ha detenido su marcha. Bueeeeeeno… Verás… Y acto seguido… marcha atrás y acelerón hacia atrás que casi me pega en el morro del coche (40 cms, supongamos). ¡¡Vaya tela, la tipa ésta!! Miro hacia atrás, compruebo que el vehículo que me sigue está lo suficiente lejos y doy marcha atrás para dejar más espacio, por si… ¡Otra vez se dirige hacia atrás y esta vez se queda a… nada! No creo que hubiese ni diez centímetros. ¡¡Joder!! Yo flipo. Veo por el hueco de su cristal que el automóvil que estaba aparcando ya ha acabado, y respiro más tranquilo porque ya me veía con el coche en un taller esperando a que me reparasen un golpe. Ahora acelera y continúa su marcha, pero… ¡frenazo y a doble fila! Ya no sé si reírme o pensar que está loca. Lo más gordo es que menos de diez metros por delante de donde se ha situado en doble fila hay un aparcamiento libre. Resoplo. Estoy a punto de bajar la ventanilla y comentarle algo del tipo “pero no ve que ahí delante…” cuando veo que hay una niña con un carrito de la compra acercándose a ese coche. ¡¡Joder, menudo ejemplo está dando la señora!! Y cierro la boca; prefiero seguir mi marcha con la pequeña dificultad de la estrechez que ha dejado la tipa para pasar por la calzada. Por cierto, la tienda de la que salía su hija con el carro tiene parkin. Lee el resto de esta entrada »

LICENCIA General de esta bitácora

La Licencia mostrada a continuación es la que se aplicará por defecto y a toda la bitácora en general, a menos que en el artículo o categoría correspondiente aparezca otra licencia que sustituya a ésta. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Por el respeto y el buen uso de NUESTRO IDIOMA

ESTAMOS ASOCIADOS CON…