You are currently browsing the tag archive for the ‘Opinión interior’ tag.

¿Cómo se hace viral un niño defendido por flores?

Desde hace unos días se ha extendido por la red y por los informativos televisivos el vídeo de un niño y su padre charlando a cerca de los atentados y la respuesta a éstos. A la mayoría ha enternecido ver la sonrisa del pequeño cuando su padre le asegura que ante las armas nos defenderíamos con rosas. Emotivo, sí.

Sin embargo la cuestión es por qué se llega a desplegar este videoclip, qué impulsa el movimiento de esas alas de querer verlo y compartirlo.

En primer lugar es algo simple. Sí, muy simple. Es un mensaje corto, una diminuta conversación entre padre e hijo, quien no parece entender por qué ni de dónde proceden esos ataques.

En segundo lugar… ¡Coño, es un niño! ¿Qué hay más tierno que uno de nuestros infantes mostrando preocupación y tímida sonrisa animada después? Los niños (y las niñas, cuidado, venden, como los cachorros; ejemplo: anuncio papel higiénico). Además, atención, es un niño de una etnia no propiamente europea (al menos hasta hace poco), con lo que nos muestra lo supuestamente abierta, plural y cosmopolita que es nuestra sociedad. Aquí se me escapa una sonrisa ladeada y una mirada de cínica incredulidad.

Pero lo más importante y que aparece en este tercer punto es que deja muy claro que nosotros, occidentales “civilizados” somos los buenos y ellos (los otros) son los malos. Sencillo y directo; para niños y niñas; para ancianos y ancianas. Y ante todo impulso para cualquiera que quiera meterse ahora en la vorágine del patriotismo despechado y sin capacidad crítica que nuestros gobernantes quieren, promocionan y necesitan. Porque que “ellos” hayan atacado a inocentes (gente pacífica y que no tiene una relación directa con sus problemas), no significa que nuestra sociedad occidental tenga más allá de sus fronteras un comportamiento inocente.

Hablemos con un poco más de detalle de las causas de estos actos terroristas… Leer el resto de esta entrada »

Reflexión de un pensador polaco: Hay gente fantástica a la que se conoce en mal momento. Y hay gente que es fantástica porque se la conoce en el momento adecuado“.

Según David Foenkinos en “La delicadeza“, Leer el resto de esta entrada »

Estos últimos días, tan entrañables y socialmente correctos, he tenido la ocasión de ver, charlar e intercambiar anécdotas, opiniones e información con gente que habitualmente no tengo cerca, al menos o ante todo, físicamente hablando. Tal vez sea lo más interesante de las vacaciones navideñas (para quienes las disfrutamos) y quizá me haya servido para coger una cierta distancia y analizar si somos quienes éramos, si tanto hemos cambiado o no y -lo primordial- si esta nueva versión mejora la anterior o… Sí, suena como es y es como suena.

Con la ventaja que supone el que por aquí ya no pasa casi nadie a dejarse la vista, me felicito por poder exponer de manera más cruda esas pequeñas luces que a veces se encienden en mi cabeza. Hoy, como va quedando claro: ¡Cómo hemos cambiado!

El coincidir, reunirse, hablar con personas que no ves tan a menudo supone una ventaja respecto a nuestro círculo más cercano y habitual. A saber: los cambios son algo más evidentes, al dejar un tiempo entre encuentro y encuentro, que esas “pequeñas adaptaciones” que sufrimos o promocionamos cada cual en nuestros propios gustos, actitudes, habilidades, compañías, valores… En nuestra personalidad, al fin y al cabo. Leer el resto de esta entrada »

Érase un hombre pegado a una gran naranja.

Érase un ansia de correr, saltar y mirar

al más allá, al compañero, al anillo.

Éranse un tablero y una red que se aparecían

en sueños y en disputas al sol y las estrellas.

Érase un duelo personal, una amistad en sudor,

un compañerismo en la sangre.

Una pelota, un balón, una idea.

Todo ello érase.

(O como volver y volver a las canchas dicho de otro modo). Leer el resto de esta entrada »

El mundo está hecho para las malas personas. Nosotros somos buenos. ¡A ver cómo arreglamos esto!

 

(Reflexión al despertar de una siesta que no he dormido).

La psicología dice que los seres humanos capaces de posponer las recompensas en lugar de coger el premio en el mismo momento en que se nos da la primera oportunidad tienen más posibilidades de “triunfar” en la vida, o en el modo de vida actual, que te obliga a esperar para recibir los premios (académicos, laborales y demás). Esto está demostrado y, además, estoy seguro de que en algún momento os ha llegado algún video de esos de niños y niñas a los que les ponen un pastel y les dicen que esperen un cierto tiempo y les darán dos en lugar de uno y… Por tanto, supongo que sabéis de qué va esto.

En la vida normal (o social)  lo tenemos asumido (estudiar para obtener un título, para tener un mejor trabajo, etc. no, no os riáis, hubo un momento en que fue así), pero ¿qué pasa con el deporte de élite? Ahí eso no se lleva. Os lo mostraré.

Pongamos como ejemplo a un equipo que todos conoceréis de un deporte que, igualmente, a todos os sonará: FC Barcelona, fútbol. Leer el resto de esta entrada »

No se puede decir que de todas las películas saquemos algo. Ni siquiera que la mayoría nos gusten (ni mucho menos), ni tan siquiera que lleguemos a soportarlas. Sin embargo, en ocasiones se dan momentos de lucidez o nos golpea una frase y nos apetece incluso, fíjese usted, compartirla con los demás.

Eso sucedió hace ya algunos meses a mi personita, mientras veía El primer día del resto de tu vida.  La luz:

“No puedes dejarlo todo para mañana, porque un día tendrás tanto que hacer que no tendrás suficiente ni con el resto de tu viva”.

Leer el resto de esta entrada »

Ver la columna en tu propio ojo y la espiga en la del ojo. Una vuelta de tuerca que no suele darse entre la especie humana. El primer culpable, uno mismo. La originalidad perdida. La megalomanía, de moda.

Sí, nadie es único, ni quienes seguimos en vida, ni quienes tuvieron vida pública y mueren. Con la despedida popular y popularizada de Adolfo Suárez se cumple esta máxima y se añade un nuevo ejemplo a la moda de este nuevo turismo: visitar tumbas. En este caso, además -como en otros, que ya hemos dicho que el hombre tan original no es- turismo en el momento álgido: sepelio y homenaje público.
No estoy tratando de criticar nada, sólo de reflexionar o sacar a la luz un hecho cada vez más repetido, más social y más “usado”. Mucho me temo que hay que añadir a “la visita cultural” del féretro (o posteriormente la tumba), la misa o la asistencia al desfile, que en ocasiones los hay, otros elementos. En primer lugar, el sentirse el más o uno de los más acérrimos seguidor/es del personaje que abandona este mal llamado valle de lágrimas. Otro el seguir la corriente, como ya hiciera Vicente, que tanto nos gusta y tan en miembros del clan nos convierte. En realidad, dos fuerzas opuestas que se unen por unos días o momentos y nos impulsan hacia el mismo destino: la lápida del personaje público o el olor a flores marchitas de un sepelio. Una nos haría sentirnos parte de un clan, como decía, es decir, en consonancia con el resto; la otra, la primera, especiales, distintos. Curiosos sí que somos, originales…
Y aunque el tono de estas líneas suene como tintinea, irónico quizá, jocoso casi seguro y crítico casi desde el inicio, afirmar (¡cómo no!) que yo ya lancé mi piedra: Pere Lachaise y su pintarrajedo espacio dedicado a J.D. Morrison; Eslovenia y el castillo de Erazem Lueguer; o Skiathos y la visita a la casa de Papadiamantis. Estas dos últimas, para más INRI, sin ni siquiera haber conocido previamente al “Robin Hood” esloveno ni al escritor griego. Y la promesa de que cuando algunos que admiro emprendan viaje hacia lo desconocido, haré turismo y aprovecharé para visitar (o revisitar) sus ciudades o pueblos y sus tumbas.

Leer el resto de esta entrada »

Hay ocasiones en que se te ocurren (o escribes) frases sentenciosas dentro de una conversación. Hoy se ha dado uno de esos momentos “mágicos” y, por qué no, me apetece compartirlo. Cumpleaños de una colega, diálogo de “wasap” y…

Ella: yo también me voy a buscar un jovenzuelo 😉

Yo (Isra): la juventud y la belleza visten mucho; la personalidad dura para siempre. Leer el resto de esta entrada »

¿Se tratará de un reflexión personal? ¿Más bien de una valoración de la experiencia de otros o de lo que haya visto a su alrededor el autor? ¿Será tan solo una manera de crear un personaje algo desarraigado del amor entendido como “pareja para toda la vida”? Todas estas dudas y muchas otras nos pueden asaltar al leer las siguientes líneas de la novela “Las manos del pianista“. Aproximen su atención a ellas, reléanlas y opinen o, al menos, párense a pensar en la razón por la que Eugenio Fuentes, escritor extremeño, usa este “encabezamiento” para acercarnos al personaje de Martín Ordiales en la nombrada obra. Con ustedes…

Vivía solo y si no se había unido hasta entonces a ninguna mujer no era porque le hubieran faltado candidatas y amantes dispuestas a darle a su relación un carácter más trascendente. Fue porque él se negó siempre a aceptar un compromiso en el que renunciar sería más frecuente que compartir. Pero nunca había considerado que ellas fueran las responsables de su falta de fe. Era él mismo, de algún modo incapacitado para el entusiasmo sin el cual todo juramento de eterno amor, eterna fidelidad y eterna compañía le parecía una falacia y una locura. Además, sabía que pedía mucho, que quizá pedía demasiado: la mujer que se ama no basta con que sea aquella de la que uno está seguro de que nunca te hará daño; es necesario también estar seguro de que es aquella que te hará feliz. De modo que, a los cuarenta y dos años, había creído que su corazón sólo era una víscera. Martín Ordiales ya no esperaba ninguna bienaventuranza.” Leer el resto de esta entrada »

“Tres necesidades acompañan al hombre hasta la tumba: mear, cagar y el deseo de venganza”.

Esto afirma Petros Markaris a través de sus personajes. Siendo indiscutibles las dos primeras, e incluyendo si se quiere la necesidad de beber y comer, podríamos hablar mucho más a cerca de la tercera afirmación y su veracidad.

¿Necesitamos vengarnos? ¿A qué nivel? ¿De qué afrentas, dolores, acciones, es decir, por qué motivos o cuáles son los más comunes?

Leer el resto de esta entrada »

No es la primera vez, ni será la última. Sueltas lastre, esperas conseguir tiempo para dedicarte a objetivos o planes que ya vienes rumiando desde hace tiempo y… Otros planes aparecen, más urgentes o cuyo peso (heredado, social, adquirido o propio) no te permite posponerlos. ¿Quiénes se quedan fuera? Esos asuntos u objetivos que venías planteándote y que pasan a un segundo plano para dejar paso (tiempo) a los más “pesados” o ahora entendidos como necesarios.

El ejemplo que pongo (¿para qué irnos más lejos?) soy yo mismo. Y así me ahorro valoraciones hacia otras personas y, con ello, algún posible malentendido.

¿Cuánto tiempo lleva Israel deseando tocar un instrumento musical o al menos intentarlo? No sé la respuesta exacta, pero sí que llegó (llegué en realidad) a comprarme un cajón flamenco. ¡Tan monísimo como lleno de polvo! “¡A estrenar!”, que dirían en un anuncio de “vendo…” Leer el resto de esta entrada »

Como ya comenté aquí mismo en algún artículo anterior, hay gente estupenda, maravillosa y especial. Y no son minoría, no. Simplemente cuesta mostrarse así, pero son muchas estas personas. A pesar de lo feo del panorama (social y económico), a pesar de que nunca tenemos tiempo de nada, a pesar de nuestros maloshumores o de tantos otros detalles, con darnos la oportunidad de enseñar nuestra cara buena, con tener un instante de tranquilidad y cercanía con los demás, somos capaces de hacer llegar esa idea de persona maravillosa a cualquiera.

Démonos la oportunidad, respiremos un poco más, mostremos nuesta mejor cara. No estemos esperando a que nos lo pongan fácil para llegar a ese nivel, luchemos con nosotros mismos y nuestras circunstancias por estar siempre más cerca de esa realidad que de la otra, nuestra cara apática.

Abrazos y disfrutemos de nuestros días.

He sido feliz teniendo pareja. He sido feliz estando solo. Creo que lo importante es disfrutar de lo que tenemos y no estar pensando en lo que nos falta. Leer el resto de esta entrada »

Durante nuestra vida muchas veces damos gran importancia a detalles que no la tienen, que son pequeñeces. Sin embargo, en otras muchas ocasiones lo importatne pasa de largo sin que le concedamos el tiempo y oportunidad que merece. Saber interpretar si es transcendente o no cada decisión que debemos tomar, cada pequeña vivencia cotidiana es muy complicado, pero nos ayudaría mucho. Es, al fin y al cabo, la base de  nuestra felicidad. Leer el resto de esta entrada »

Kostas Jaristos, el protagonista de varias novelas de Petros Markaris, necesita cambiar el coche. Le convence de ello su mujer. Pero habiendo llegado a esa decisión, las dudas asaltan ahora su cabeza con otro dilema: ¿qué coche elegir? Y decide pedir consejo. Leamos las palabras del autor sobre lo que le ocurre al bueno del policía griego:

Al final me convencí de que el Mirafiori tenía ya cuarenta años (…)

Si con esa decisión se acabaron , o al menos menguaron mis tormentos psicológicos, mis suplicios como comprador no hicieron más qu empezar. No sabía qué coche comprarme. Cuando no sabes, preguntas. Y cuando preguntas acabas haciéndote un lío“. Leer el resto de esta entrada »

Aprovechando uno de los temas propuestos por mi profe de inglés sobre alguna persona que admiremos, se me ocurrió escribir algo que sirviera como redacción y como artículo para esta bitácora. Como, además, considero que aquellos a quienes admiramos dejan entrever mucho nuestros anhelos, personalidad o gustos, me pareció realmente… ¡perfecto! Y aproveché la ocasión.

Y hablando de aprovechar, tomo esta fecha (13 de mayo, mi segundo cumpleaños anual; ¡no pregunten!) para dar salida a estas líneas que considero más personales de lo habitual en esta aventura llamada “la casa de las puntas con resaka”.

Bueno, pues al lío…

Desde que tengo recuerdos, siempre he admirado a la gente que puede hacer algo que yo no puedo hacer y, además, me gusta hacer.

Supongo que la lista sería muy larga si pudiera recordarlos a todos, pero no es necesario. Hoy voy a explicar las caracteríeticas comunes de esa gnete y mostraros qué tipo de actividades han hecho y me gustan. Leer el resto de esta entrada »

Se disfrazan de Alaska, inventan un par de palabrejas más y se ríen de todo.  Sí, son -eran- ellos:  los de Muchachada (y “La hora Chanante”). Son unos genios.

El caso es que te encuentras con este video de casualidad. Pinchas, dejas cargar y ¡a curiosear! Y de repente “te tronchas” y entiendes por qué te gustan tanto. Y te quedas sin palabras, aunque a mí no se me note.

Por eso os dejo ya con este pequeño show¡Disfruten!

Leer el resto de esta entrada »

No es una sorpresa, no. El pensamiento mágico está presente en todas las personas, culturas y edades, sí. Y éste determina, por ejemplo, que ante algunas casualidades queramos detectar una evidencia de nuestro sino. ¡Cómo nos gusta creernos importantes y que el mundo gira tomando nuestro ombligo como radio! Pero no es así. Y para explicároslo mejor, tiro de un escritor. Como dijera Bunbury “antes que nosotros lo dijeron otros mejor”.

“- Y así ocurre con todas las casualidades- dijo mi viejo.
(…)

– Veamos un ejemplo sencillo: me pongo a pensar en un amigo y, justo en ese momento, me llama por teléfono o llama a la puerta.
Mucha gente cree que una casualidad como ésta se debe a algo “sobrenautral”. Pero, otras veces, también pienso en este amigo y él no aparece por eso en casa. Y, adeás, en muchas ocasiones me llama sin que yo haya pensado en él. You see?

Asentí. Leer el resto de esta entrada »

Hola.

La bitácora no a a sufrir grandes cambios, y pequeños casi tampoco. Todo seguirá igual, excepto el nivel de artículos al mes, semana o día.

Se trata de una adaptación personal.  Me encuentro en la actualidad metido en algunos proyectos más y se me hace imposible seguir al nivel de publicación que había mantenido hasta el momento. Intentaré, no osbtante, que la cantidad sea compensada por la calidad. Al no poder escribir mucho, no me detendré en nimiedades, o eso espero. Leer el resto de esta entrada »

Siguiendo las noticias es fácil que caigas en una depresión de esas de no levantarte hasta después de morir por ella y “resucites” siendo un zombi, algo muy de moda, por cierto. Pero también -en muy raras ocaciones- se encienden luces. Alguna persona comenta algo interesante, das con un programa que merece la pena 8echad un vistazo a la2 de vez en cuando) o reponen algo bueno (Oros, Copas…). Lo que pretendo compartir hoy pertenece al primer caso. Y éste su homenaje y la cola que ha traído, por así decirlo.

Estás tan tranqui en tu sofá heredado y de repente, tratando el tema de los tres famosos de Oriente… “Estamos en la última infancia“, afirma una mujer mayor entrevistada en plena calle justo la mañana antes de la cabalgata. Y te sonríes. Casi te parte la cara de dos en dos esa sonrisa (tipo canadiense “SouthPark”). “Será… ¡Qué mujer!” Y sí, qué mujer y qué actitud: esa es la actitud, esas son las ganas, esa es la idea. No podemos convertirnos en viejos prematuros. Al contrario, debemos ir hacia esa infancia de largo recorrido. Y es que parece más que evidente que el secreto de la eterna juventud está en la jodida cabeza. ¡¡Ni siquiera el “rooibos” es tan fuerte y tiene un efecto tan bestial!! jajajaja…. Leer el resto de esta entrada »

Los hay que pensamos que sabemos escribir mínimamente. Que creemos que inventamos historias interesantes. Que somos creativos, ingeniosos y… Y todo queda en nada, en nada, cuando tienes la enorme suerte de encontrarte con una delicatessen como ésta que hoy comparto. Algo bellísimo, superhilado. Algo que esconde la porpia trama y la va desentrañando poco a poco, acercándonos a los personajes, a sus vidas y sus dificultades. Del amor automático al salvajismo social, pasando por las emociones, la ayuda al prójimo, la simpatía… Todo en sólo  poco más de cinco minutos. Una obra de arte que nos deja en nuestro sitio.

Sí, cuando sea capaz de crear algo tan bueno y tan redondo, mi sonrisa durará noches y días, días y noches.

Con ustedes…”Place des Fetes“, de Oliver Schmitz.

Leer el resto de esta entrada »

Durante mi corta visita al país vecino más melancólico, Portugal, se me ocurrió llevarme un pequeño libro de poemas del afamado Fernando Pessoa. Y quería compartir con ustedes algunas de sus reflesiones en verso.

“Para ser grande, sé entero: nada

tuyo exageres o excluyas.

Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres

en lo mínimo que hagas”.

(Fernando Pessoa, como Ricardo Reis. Traducido por Pilar Gómez).

Leer el resto de esta entrada »

LICENCIA General de esta bitácora

La Licencia mostrada a continuación es la que se aplicará por defecto y a toda la bitácora en general, a menos que en el artículo o categoría correspondiente aparezca otra licencia que sustituya a ésta. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Por el respeto y el buen uso de NUESTRO IDIOMA

ESTAMOS ASOCIADOS CON…