You are currently browsing the tag archive for the ‘Psicología’ tag.

Reflexión de un pensador polaco: Hay gente fantástica a la que se conoce en mal momento. Y hay gente que es fantástica porque se la conoce en el momento adecuado“.

Según David Foenkinos en “La delicadeza“, Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

No se puede decir que de todas las películas saquemos algo. Ni siquiera que la mayoría nos gusten (ni mucho menos), ni tan siquiera que lleguemos a soportarlas. Sin embargo, en ocasiones se dan momentos de lucidez o nos golpea una frase y nos apetece incluso, fíjese usted, compartirla con los demás.

Eso sucedió hace ya algunos meses a mi personita, mientras veía El primer día del resto de tu vida.  La luz:

“No puedes dejarlo todo para mañana, porque un día tendrás tanto que hacer que no tendrás suficiente ni con el resto de tu viva”.

Lee el resto de esta entrada »

Hay ocasiones en que se te ocurren (o escribes) frases sentenciosas dentro de una conversación. Hoy se ha dado uno de esos momentos “mágicos” y, por qué no, me apetece compartirlo. Cumpleaños de una colega, diálogo de “wasap” y…

Ella: yo también me voy a buscar un jovenzuelo 😉

Yo (Isra): la juventud y la belleza visten mucho; la personalidad dura para siempre. Lee el resto de esta entrada »

¿Se tratará de un reflexión personal? ¿Más bien de una valoración de la experiencia de otros o de lo que haya visto a su alrededor el autor? ¿Será tan solo una manera de crear un personaje algo desarraigado del amor entendido como “pareja para toda la vida”? Todas estas dudas y muchas otras nos pueden asaltar al leer las siguientes líneas de la novela “Las manos del pianista“. Aproximen su atención a ellas, reléanlas y opinen o, al menos, párense a pensar en la razón por la que Eugenio Fuentes, escritor extremeño, usa este “encabezamiento” para acercarnos al personaje de Martín Ordiales en la nombrada obra. Con ustedes…

Vivía solo y si no se había unido hasta entonces a ninguna mujer no era porque le hubieran faltado candidatas y amantes dispuestas a darle a su relación un carácter más trascendente. Fue porque él se negó siempre a aceptar un compromiso en el que renunciar sería más frecuente que compartir. Pero nunca había considerado que ellas fueran las responsables de su falta de fe. Era él mismo, de algún modo incapacitado para el entusiasmo sin el cual todo juramento de eterno amor, eterna fidelidad y eterna compañía le parecía una falacia y una locura. Además, sabía que pedía mucho, que quizá pedía demasiado: la mujer que se ama no basta con que sea aquella de la que uno está seguro de que nunca te hará daño; es necesario también estar seguro de que es aquella que te hará feliz. De modo que, a los cuarenta y dos años, había creído que su corazón sólo era una víscera. Martín Ordiales ya no esperaba ninguna bienaventuranza.” Lee el resto de esta entrada »

Sí, algo así como el “caminante no hay camino, se hace camino al andar” (de Antonio Machado) es lo que viene a decirnos Álvaro Mutis, escritor colombiano fallecido hace escasas fechas.

“porque toda la vida he emprendido esa clase de aventuras, al final de las cuales encuentro el mismo desengaño. Si bien termino siempre por consolarme pensando que en la aventura misma estaba el premio y que no hay que buscar otra cosa diferente que la satisfacción de probar los caminos del mundo que, al final, van pareciéndose sospechosamente unos a otros. Así y todo, vale la pena recorrerlos para ahuyentar el tedio y nuestra propia muerte, esa que nos pertenece de veras y espera que sepamos reconocerla y adoptarla”. Lee el resto de esta entrada »

Kostas Jaritos, policía ateniense lleva casado varios (muchos) años con Adrianí. Tras un infarto y el abandono del tabaco, Adrianí quiere porhibirle también el café a Kostas Jaritos y él aprovecha para reflexionar sobre tan sagrado sacramento. Sí, tendremos en cuenta que puede tratarse del calentón del momento y que en ocasiones sólo parecemos acordarnos de lo que nos incomoda, olvidando buenos momentos. Lee el resto de esta entrada »

No es la primera vez, ni será la última. Sueltas lastre, esperas conseguir tiempo para dedicarte a objetivos o planes que ya vienes rumiando desde hace tiempo y… Otros planes aparecen, más urgentes o cuyo peso (heredado, social, adquirido o propio) no te permite posponerlos. ¿Quiénes se quedan fuera? Esos asuntos u objetivos que venías planteándote y que pasan a un segundo plano para dejar paso (tiempo) a los más “pesados” o ahora entendidos como necesarios.

El ejemplo que pongo (¿para qué irnos más lejos?) soy yo mismo. Y así me ahorro valoraciones hacia otras personas y, con ello, algún posible malentendido.

¿Cuánto tiempo lleva Israel deseando tocar un instrumento musical o al menos intentarlo? No sé la respuesta exacta, pero sí que llegó (llegué en realidad) a comprarme un cajón flamenco. ¡Tan monísimo como lleno de polvo! “¡A estrenar!”, que dirían en un anuncio de “vendo…” Lee el resto de esta entrada »

Entrada patrocinada por Petros Markaris, que se nos va haciendo famoso en “puntasconresaka” (como si no lo fuera ya) y se convertirá en habitual o algo mejor.

¿Siempre resulta positivo compartir un problema con alguien escuchándonos al otro lado? La sabiduría popular, las series televisivas y el común de los occidentales pensamos que sí, pero aquí llega nuestro comisario favorito para poner en tela de juicio esta creencia tan arraigada. Veamos el caso:

Desde anoche me atormenta un dilema: ¿debo contar a Adrianí y a katerina* que me han apartado del servicio? Por lo general, compartir un problema con alguien es como pedir un préstamo: de momento representa un alivio, pero después hay que pagar a plazos la ayuda recibida. Si confieso el trance en que me hallo, sin duda me sentiré mejor, pero Adrianí se pondrá en pie de guerra para evitar (…) y me someterá a una auténtica represión: Además existen otros argumentos adicionales a favor del silencio:” y nos habla de no querer preocupar a su hija ni crear un ambiente de tensión para recibir -en cena familiar- a la pareja de ésta. Lee el resto de esta entrada »

No es una sorpresa, no. El pensamiento mágico está presente en todas las personas, culturas y edades, sí. Y éste determina, por ejemplo, que ante algunas casualidades queramos detectar una evidencia de nuestro sino. ¡Cómo nos gusta creernos importantes y que el mundo gira tomando nuestro ombligo como radio! Pero no es así. Y para explicároslo mejor, tiro de un escritor. Como dijera Bunbury “antes que nosotros lo dijeron otros mejor”.

“- Y así ocurre con todas las casualidades- dijo mi viejo.
(…)

– Veamos un ejemplo sencillo: me pongo a pensar en un amigo y, justo en ese momento, me llama por teléfono o llama a la puerta.
Mucha gente cree que una casualidad como ésta se debe a algo “sobrenautral”. Pero, otras veces, también pienso en este amigo y él no aparece por eso en casa. Y, adeás, en muchas ocasiones me llama sin que yo haya pensado en él. You see?

Asentí. Lee el resto de esta entrada »

Siguiendo las noticias es fácil que caigas en una depresión de esas de no levantarte hasta después de morir por ella y “resucites” siendo un zombi, algo muy de moda, por cierto. Pero también -en muy raras ocaciones- se encienden luces. Alguna persona comenta algo interesante, das con un programa que merece la pena 8echad un vistazo a la2 de vez en cuando) o reponen algo bueno (Oros, Copas…). Lo que pretendo compartir hoy pertenece al primer caso. Y éste su homenaje y la cola que ha traído, por así decirlo.

Estás tan tranqui en tu sofá heredado y de repente, tratando el tema de los tres famosos de Oriente… “Estamos en la última infancia“, afirma una mujer mayor entrevistada en plena calle justo la mañana antes de la cabalgata. Y te sonríes. Casi te parte la cara de dos en dos esa sonrisa (tipo canadiense “SouthPark”). “Será… ¡Qué mujer!” Y sí, qué mujer y qué actitud: esa es la actitud, esas son las ganas, esa es la idea. No podemos convertirnos en viejos prematuros. Al contrario, debemos ir hacia esa infancia de largo recorrido. Y es que parece más que evidente que el secreto de la eterna juventud está en la jodida cabeza. ¡¡Ni siquiera el “rooibos” es tan fuerte y tiene un efecto tan bestial!! jajajaja…. Lee el resto de esta entrada »

No seré tan tajante. No me dejaré llevar por la lectura de un artículo maravilloso de Luis Muiño. Pero sí cuestionaré algo ya de por sí muy en tela de juicio, como es celebgrar como celebramos las fiestas navideñas. ¿Es necesario “tanto enreo”? ¿Por qué es “obligatorio” ser felices? ¿No voy a poder escuchar buena música en nintún sitio estando fuera de casa? Y sobre todo, leed:

“En estas fechas tan señaladas”.

El protagonismo, todo para él.

Los excesos, me temo, todos para nosotros. Deberíamos ser algo más sinceros con nosotros mismos: felicitar sólo a quienes nos apetezca o de quién nos acordemos de veras; abrazar a quien solemos abrazar; estar contentos o no según nos levantemos; cantar lo que nos apetezca… Hay que intentar disfrutar, liberarse de las cargas del año y pasarlo bien, pero sólo si nos apetece. Lee el resto de esta entrada »

Leyendo “Brujula para navegantes emocinales“, una obra que trata de echar luz sobre cómo evolucionan nuestras emociones y cómo debemos ir educándolas para llegar a la salud emocional y a la felicidad, me encontré con las siguientes palabras de Bertrand Russell, que hablan de la necesidad que tiene el ser humano de los demás, incluso para conformar su propia identidad individual. Por algo ya en el mundo clásico nos definían como “animal social” o “animal político”.

“La individualidad no es un fin en sí mismo; es algo que da fruto a través del contacto con el mundo y en ese proceso sale de su aislamiento. Si mantenemos nuestra individualidad en una urna de cristal, se marchita. Se enriquece en cambio cuando fluye libremente a través del contacto humano”. (“On Marriage and Morals”, Bertrand Russell). Lee el resto de esta entrada »

Si simplemente somos nuestro estado anímico.

Ejemplo o demostración empírica… de mis propias carnes viene.

Últimas semanas o algo más. Ante un futuro laboral incierto, pero en el que todas las posibilidades me parecen atrayentes y positivas, mi estado de ánimo comienza a variar. A cambiar hacia bien. O como diría una compañera de curro: “si es que vienes con el guapo subido” (pa gustos…). Todo esto sucede casi de un día para otro, el cambio, pero la cúspide, la evolución y blablablá se ha ido fraguando poco a poco.

Bien, decíamos que el futuro y sus opciones me gustan, pero hay más: las reformas de mi piso van llegando a su conclusión. Y como sositene Punset y yo creo a “pies juntillas” (¿se dice así?), la mayor felicidad es el tiempo de espera ante algo que pensamos que nos hará feliz. Total, dos puntos sobre dos analizados. Lee el resto de esta entrada »

Por avatares de la vida me he visto un tiempo en casa. El necesario para que te puedas permitir el lujo de perder un poco y para poder investigar en otros asuntos más provechosos.

Así, me vi con la posibilidad de leer una bitácora muy interesante: “El hábitat del unicornio”. Trata de psicología, personal y social. Cuenta distintas anécdotas, historias y hechos reales. Todo ello desde el punto de vista del análisis psicológico, pero con una carga nada pretenciosa, de un modo que resulta fácil y agradable de leer, y con unas conclusiones que caen por su propio peso. Lee el resto de esta entrada »

LICENCIA General de esta bitácora

La Licencia mostrada a continuación es la que se aplicará por defecto y a toda la bitácora en general, a menos que en el artículo o categoría correspondiente aparezca otra licencia que sustituya a ésta. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Por el respeto y el buen uso de NUESTRO IDIOMA

ESTAMOS ASOCIADOS CON…