You are currently browsing the tag archive for the ‘Ryszard Kapuscinski’ tag.

Llevo años así. Unas veces sin ni siquiera darme cuenta. Otras, me golpea como una hoja caída, con suavidad, el rostro de mi entendimiento. En escasos momentos, me saca una estentórea carcajada que ratumba en los rincones de mi habitación o se extiende por el paisaje que me rodea, amigable. Su filo, a veces, penetra hasta mi profundidad y enciende mis neuronas o prende una alarmante llama en mi músculo de latir. Lee el resto de esta entrada »

Recordamos algunas reflexiones de este “narrador del siglo XX”, este polaco que quiso mostrarnos el mundo tal cual, inmiscuyéndose en sus intrahistorias, intentando entender además de registrar los hechos. Tratando siempre, Kapuscinski, de poner por delante de todo los hechos. Y no vamos a empezar con “Ébano“, tremenda obra donde se retrata la complejidad de un continente, el africano,  y -sobre todo- cómo se puede inventar una guerra racial entre personas de una misma raza. Eso lo dejamos para otra ocasión.

Prefiero, hoy, como homenaje a este escritor el día de su nacimiento, rescatar algunas declaraciones o reflexiones sobre nuestro mundo, los cambios que estamos viviendo (o ya se han producido) y cómo nada es lo que nos cuentan. Para iniciarnos, unas líneas sobre la juventud, esa parte de nuestra sociedad, tan importante a la que siempre miramos con cierto reparo.

Y afirma R.K. lo sieguiente: “En efecto, los jóvenes, por definción, están destinados a vencer. ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que son más jóvenes, y por eso mismo pertenecen a una época y una civilización en las que quien es más viejo es ya incapaz de seguir su estela. Mi sugerencia es, por tanto, la de no olvidarlo y, en lugar de combatirlos ciegamente y sin hacer ningún esfuerzo por ver las cosas desde su pespectiva, intentar antes que nada una solución de compromiso. No hay otra vía. Vencerán, de todos modos; aunque sólo sea porque cuando estemos muertos y enterrados ellos seguirán aquí. Quien sigue creyendo que la experiencia acumulada o los éxitos obtenidos tienen que proporcionar automáticamente el respeto y la aceptación de los demás, se equivoca de todas formas. (…) La edad hoy en día es una carga. Desde siempre, en tiempos de crisis y grandes cambios (…) se asiste a la liquidación de las estructuras jerárquicas precedentes. (…) De hecho adultos y ancianos, no quieren darse cuenta y aceptar la nueva situación, y permanecen aferrados a un privilegio de datos personales que ya no tiene razón de ser. (…) Y no me refiero solamente a la distancia que existe entre un quinceañero y alguien de sesenta y cinco años, sino también a la diferencia abismal que existe entre un quinceañero y quien tiene veinticinco. La relación entre generaciones nunca ha sido tan dramática y precaria como ahora“. Lee el resto de esta entrada »

En las siguientes líneas el escritor polaco nos da su visión sobre el destino de aquellos que se muestran curiosos ante el mundo. Tremendo y muy acertado. ¡A degustarlo!
“No abundan, sin embargo, naturalezas tan fervorosas. El hombre medio no muestra especial interés por el mundo. A él ha venido y en él se ve obligado a vivir, y no tiene más remedio que afrontar este hecho lo mejor que pueda y sepa; cuanto menos esfuerzo le exija, tanto mejor. Mientras que la absorbente empresa de conocer el mundo requiere un esfuerzo gigantesco y una dedicación absoluta. La mayoría de la gente tiende más bien a desarrollar habilidades contrarias; mirar para no ver y escuchar para no oír. De ahí que la aparición de un personaje como Heródoto –un hombre poseído por la pasión, la maní y el ansia de conocer, dotado además de inteligencia y de talento para escribir- entre enseguida en los anales de la historia universal”.
(…)
“Personas como él (Heródoto), útiles para los demás, en el fondo son muy desgraciadas, porque a la hora de la verdad están condenadas a la más absoluta de las soledades. Es cierto que buscan a otros congéneres; pero incluso cuando –a veces- les parece que los han encontrado en tal país o ciudad, cuando ya los han conocido a fondo, un buen día se despiertan con la sensación de que nada les une a ellos, que pueden marcharse de ese lugar en cualquier momento, pues de pronto descubren que las ha deslumbrado otro país y otra gente, y que el acontecimiento que ayer mismo leas fascinaba ha palidecido, perdiendo todo sentido e importancia. Lee el resto de esta entrada »

LICENCIA General de esta bitácora

La Licencia mostrada a continuación es la que se aplicará por defecto y a toda la bitácora en general, a menos que en el artículo o categoría correspondiente aparezca otra licencia que sustituya a ésta. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Por el respeto y el buen uso de NUESTRO IDIOMA

ESTAMOS ASOCIADOS CON…