You are currently browsing the tag archive for the ‘Salud y bienestar’ tag.

Entrada patrocinada por Petros Markaris, que se nos va haciendo famoso en “puntasconresaka” (como si no lo fuera ya) y se convertirá en habitual o algo mejor.

¿Siempre resulta positivo compartir un problema con alguien escuchándonos al otro lado? La sabiduría popular, las series televisivas y el común de los occidentales pensamos que sí, pero aquí llega nuestro comisario favorito para poner en tela de juicio esta creencia tan arraigada. Veamos el caso:

Desde anoche me atormenta un dilema: ¿debo contar a Adrianí y a katerina* que me han apartado del servicio? Por lo general, compartir un problema con alguien es como pedir un préstamo: de momento representa un alivio, pero después hay que pagar a plazos la ayuda recibida. Si confieso el trance en que me hallo, sin duda me sentiré mejor, pero Adrianí se pondrá en pie de guerra para evitar (…) y me someterá a una auténtica represión: Además existen otros argumentos adicionales a favor del silencio:” y nos habla de no querer preocupar a su hija ni crear un ambiente de tensión para recibir -en cena familiar- a la pareja de ésta. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Sí, vamos haciendo un sucinto resumen de los golpes que en tan sólo tres jornadas ya me he llevado.

Empezó hace unas semanas la andadura del Castra Servilia en el Trofeo Diputación. Tres partidos, cuatro golpes. Quizá el sueño de cualquier traumatólogo (siempre que no le ocurra a él), pero unos números extraños y exagerados para un jugador de baloncesto. Y no, no es que yo sea precisamente la estrella del equipo y por eso… me aticen.

Siendo sinceros e incluso realistas, he de afirmar desde ya que los golpes de los dos primeros partidos fueron fortuitos. Los rivales: Resina Grow y Casar de Cáceres. Zonas afectadas:

  • contra los primeros, cuello y mandíbula tras dos choques entre frontales y laterales por propio ímpetu -uno- y al realizar un bloqueo -otro-. Secuelas, ligero mareo repentino de poca duración y dolor de mandíbula uno o dos días. Nada muy allá. (Golpes 2 – Isra 0).
  • contra los que les siguieron, los segundos: golpe fortuito sobre parte baja de la ceja y ojo izquierdos. Por intentar presionar una salida en contraataque del rival y arriconconarlo. Mala suerte. Secuelas: cicatriz bajo mis nutrida ceja, moratón en la piel que rodea al ojo y alguna “salpicadura” de sanfre dentro del globo ocular. La cicatriz será para siempre (decora). El susto, interesante. Pero nada más.

Ahora vamos con lo que ya “no gusta tanto”. El cuarto golpe (2+1+1) se produjo el fin de semana pasado. Contrario: Arroyo. Jugada: rebote defensivo favorable y posibilidad de contraataque. Salgo en bote y driblo a un rival, él – con intención de matasanos- saca su rodilla que me impoacta a la altura del muslo, poco por encima de mi rodilla derecha y me impide seguir avanzando. El rodillazo propinado por un tipo que pesará unos 30 kilogramos más que yo, me lleva al banquillo. Consigo acabar el partido (mermado y con molestias), a pesar de que el golpe me lo llevo en el primer cuarto, al final del mismo. Secuelas: varios días sin poder entrenar, ni siquiera correr; dolor en la zona; dolor más agudo durante  esa misma noche del sábado y el mismo domingo, con dificultad para caminar esos primeros días.  Concluyendo: casi una semana en el dique seco. Lee el resto de esta entrada »

Este artículo trata sobre una conversación tenida hace unos días con una fisioterapeuta y las reflexiones que le siguieron allí mismo y que posteriormente al venido iluminando mi cabeza. Si alguien espera algo relacionado con los recortes en Sanidad, con el aplastamiento de derechos de usuarios y trabajadores de dicho sector o algo parecido, puede abandonar ya esta lectura. El título reza SALUD, no Sanidad. Ese tema es otro. Este, a mi entender, más interesante.

Charlábamos cerveza en mano del caso de una mujer mayor, o anciana, que sufría, sufre y sufrirá de artrosis en sus rodillas. Mi amiga, la fisioterapeuta, le decía que ella la podía tratar para que mejorase, pero que de poco o nada iba a servirle a la susodicha paciente mientras no llevase a cabo algunos cambios o mejoras en su vida. Entre ellos se le ocurrió mencionarle -¡¡gran pecado y la peor de las noticias!!- que debería reducir su ingesta de alimentos, especialmente aquellos que son altos en grasas. También le recomendó hacer algo de ejercicio, del estilo caminar, dar paseos al atardecer con la luz del otoño dibujando sombras en su cara… Evidentemente, la mujer no lo tuvo claro. Respuesta aproximada: “es que a mí me gusta mucho comer”, a lo que añade: “y los bocatitas de patatera no me los voy a quitar”. ¡¡Dios mío, la entiendo!! ¡Patatera, manjar de dioses extremeños! ¡Energía de héroes lusitanos! (Una plegaria por Viriato). Y lo de “andar”… para qué contaros, que eso cansa, que se está mejor sentada viendo la tele, escuchando las chillidos entre personajes de la caja negra (ahora estrecha caja negra) y llenándose la cabeza de tremendas historias noveladas de ayer y hoy. Lee el resto de esta entrada »

Responde Kostas Jaristos a por qué aún no ha pedido cita para un dolor que apareció en su espalda y suelta una de sus perlas:

– Con el trabajo se me olvidó. Además, me encuentro muy bien, ya se me ha pasado. -Ésta es una de las razones de mi olvido, hace días que la espalda no me duele. Si algo no te molesta, no le molestes tú tampoco. Es una regla fundamental.”

Y, aunque me muestre muy de acuerdo con Jaristos cuando esa afirmación se refiere a casi cualquier tema, sé muy bien que no puedo apaludirla cuando de salud se trata. Lee el resto de esta entrada »

LICENCIA General de esta bitácora

La Licencia mostrada a continuación es la que se aplicará por defecto y a toda la bitácora en general, a menos que en el artículo o categoría correspondiente aparezca otra licencia que sustituya a ésta. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Follow la casa de las puntas con resaka on WordPress.com

Por el respeto y el buen uso de NUESTRO IDIOMA

Anuncios